Capellanía en Jóvenes: Paso 3. La enseñanza y las buenas noticias.

Por Pastor Fabio Pardo, estudiante de doctorado en la Universidad Cristiana Logos.

Realización de buenas noticias.

¿Son necesarias las buenas noticias y las buenas acciones? Sí, las buenas acciones son muy importantes delante de Dios y del Señor Jesucristo, y debemos enseñar a nuestros jóvenes quiénes son los que van hacer los líderes del mañana, con el fin de encontrar un cambio en sus vidas. Se debe inculcar el trabajo social, el amor al prójimo, el hacer la voluntad de Dios, el de tener misericordia y sobre todo el de aplicar bien la doctrina del Evangelio en nuestras vidas desde temprana edad.

En la página de la iglesia y el liderazgo nos dicen que, se debe de comprender la compleja y desafiante tarea de poder acercarnos a los muchachos juveniles y poder aplicar desde ahí un puente de encuentro entre ellos y Dios, y es una labor aun pendiente en las iglesias. El ser un joven es un intermedio entre un niño y un adulto. Y es una etapa estratégica en la cual nos debemos enfocar para enseñarle más valores a nuestros jóvenes para que vayan madurando en el temor de Jehová. Muchos profesionales han aportado a convenir a la juventud como un proceso de contantes crisis, de cambios abruptos, tanto biológicos y psicológicos. Y en verdad, la Juventud es un proceso diverso y y lleno de intensidad y descubrimientos, pero de la edad, como momento de crisis, se puede mal entender como algo negativo en sus vidas, y se desconoce el rico sentido de la palabra crisis, como una oportunidad para crecer, para ser más sabios. Además, al decir que los jóvenes están en crisis, decimos a la vez que los adultos somos los estables y muchas veces no es así. Porque si miramos existen jóvenes más maduros que sus padres. Los jóvenes son el futuro del mañana, entonces hoy debemos de inculcarles acerca del amor y el servicio a los demás sin esperar un pago. Como pueblo de Dios, debemos de pretender que sean constantes en dirigir sus vidas y sus pisadas en cada uno de los parámetros de sus vidas privadas y colectivas, pero con el temor en la Biblia. Al hablar de jóvenes en la Biblia, tenemos que dejar claro que los jóvenes en la Biblia no aparecen como un grupo social como hoy lo entendemos, pues se pasaba de ser un niño a adulto. En el pueblo de Israel a los niños se les ensena desde corta edad el estudiar La Ley.

Un líder conforme a lo que Dios quiere y lo que se necesita hoy con urgencia. Un hombre o una mujer fiel a los principios del Señor Jesucristo; que no venda su conciencia; que no le importe el que dirán las demás personas, que tome conciencia de todos sus pensamientos y acciones y que tenga claro que el único propósito es su ministerial es la extensión del Reino de los Cielos mediante la proclamación del Evangelio transformador de Cristo, y, por consiguiente, que no estime ni se aferre a la fama y el reconocimiento de la gente, sino a todo lo contrario, vistiéndose siempre en humildad y servidumbre en la obra de Dios, y cuyo único fin es enaltecer el nombre del Señor. Pero muchos jóvenes son inmaduros y creen que el ser miembros de una organización sin animo de lucro.

Entonces lo que Dios quiere de un líder cristiano es que tenga relaciones con los demás. Aceptando los hermanos tal y como son, es lo importante.

“que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de la fe que Dios repartió a cada uno”. (Romanos. 12: 3).

Ganar la confianza de nuestros hermanos.

“Y tenemos confianza respecto a vosotros en el Señor en que hacéis y haréis lo que os he mandado”. (2 Tesalonicenses 3: 4).

Utilizar un enfoque cristiano.

Y tenemos confianza respecto a vosotros en el Señor, en que hacéis y haremos lo que os he mandado”. (2 Tesalonicenses 3: 4).

Debemos apreciar y respetar los valores de los demás para de esa forma ganar sus voluntades sin recurrir a la oración. No impone su punto de vista solamente. En una discusión, no trata de derrotar y humillar al contrincante, sino de persuadirlo a trabajar. Es importante escuchar las opciones ajenas de imponer nuestras razones como las más válidas. También el decirles a los jóvenes que tenemos que tener una mentalidad abierta. Olvidándonos de los rencores, la amargura y el odio. Utilizar un enfoque cristiano.

Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro Señor Jesucristo sea sin acepción de personas. Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y con ropa espléndida, y también entra un pobre con vestido andrajoso, y miráis con agrado al que trae la ropa espléndida y le decís: siéntate tu aquí en buen lugar; y decís al pobre: estate tu allí en pie, o siéntate aquí abajo mi estrado, ¿no hacéis distinciones entre vosotros mismos, y venís a ser jueces con malos pensamientos? Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman? Pero vosotros habéis afrentado al pobre. ¿No os oprimen los ricos, y no son ellos los mismos que os arrastran a los tribunales?  ¿No blasfeman ellos el buen nombre que fue invocado sobre vosotros? Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la escritura: amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis; pero si hacemos acepción de personas, cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como transgresores”.

La enseñanza es lo primordial.

Creo que una tarea que se nos ha sido encomendada a todos es la enseñanza de la doctrina del Reino de los Cielos, la cual debe de darse cada día, y al inculcarla en los jóvenes que estamos preparando para que ganen almas para Cristo. Que podemos perder cuando ellos pecan delante de Dios. Además, debemos de aprender sobre Dios en su profundidad. Para eso es que los líderes debemos de repararnos, para enseñarle a estos jóvenes que nos van a remplazar el día de mañana.

Mirando en el internet me encontré con una pagina del mundo de los jóvenes y que me pareció muy hermoso de como ensenarles a los jóvenes según la visión de ellos y piensan que se debe trazar un perfil de los jóvenes desde un punto de vista psicológico, subrayando como los jóvenes pueden ser influenciados por movimientos ideológicos y como se ponen en contacto con la iglesia. Esta tarea vasta y ambiciosa. Los jóvenes manifiestan una variada fragilidad, aunque permanezcan abiertos, disponibles y generosos. Ya no pesan sobre ellos ideologías como las generaciones precedentes. Aspiran a relaciones auténticas y están en búsqueda de la verdad, pero al no encontrarlas en la realidad, esperan encontrarlas en su propio interior. Tal actitud los predispone a replegarse dentro de sus propias sensaciones y del individualismo, poniendo a su disposición el vinculo social y el sentido del interés general. Aunque el contexto social no les ayudará a desarrollar una verdadera y propia dimensión espiritual, están dispuestos a comprometer con algunas causas más grandes que las suyas. Igualmente, los jóvenes están en búsqueda de las razones para la vida sobre las que construir la existencia: la mayoría está lejos de las preocupaciones religiosas y a menudo reconoce no haber sido sensibilizada ni educada en este campo.

487 total views, 6 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.