Capellanía en Jóvenes: Paso1. Inculcar la Palabra de Dios

Por Pastor Fabio Pardo, estudiante de doctorado en la Universidad Cristiana Logos.

Verdaderamente he visto como nosotros nos enfocamos en enseñar a los adultos en muchas iglesias acerca del amor a Dios, de servirle a los demás, y de estar un servicio comunitario. ¿Pero dónde dejamos a los jóvenes? Lo digo porque donde comencé mi pastorado no teníamos grupos de jóvenes, ni de niños, de mujeres, ni grupo de coros, con otras palabras, no teníamos ningún grupo. ¿Por qué? Porque así lo había querido el ministerio que diga la iglesia. Y ellos decían que si estábamos todos unidos era así como Dios quería que su pueblo estuviera haciendo una misma labor sin tener grupos pequeños.  Y cuando uno esté sujeto a ciertas normas de las iglesias y ciertos parámetros nos toca obedecer lo que se nos ordene porque estamos sujetos a lo que sus ministros nos quieran enseñar y dirigir. Es por eso por lo que en el grupo de capellanes donde trabajo como ministro de iglesias muchas veces nos toca tener cuidado con los pastores que van entrando en la organización. Recuerdo que u n pastor de una iglesia decía que si no lo dejaban estar en la junta directiva sería llevándose a todo su grupo. ¿Por qué? Porque nos queda fácil juzgar a nuestros dirigentes cuando comenten errores y si no nos agradan lo que hacen en vez de ayudar a la recuperación lo que hacemos es juzgar a los demás. Este pastor se llevó a todos sus miembros y a los poco jóvenes que teníamos como grupo juvenil. Y creo que como pastor y miembro de un grupo juvenil nos toca muchas veces luchar con las adicciones de los jóvenes, del teléfono inteligente, del acoso a sus semejantes, Y es hay que nosotros debemos inculcar el amor al prójimo para que podamos aplicar el Evangelio en nuestra comunidad joven. Esta comunidad no es solo aplicada a los jóvenes de las iglesias cristianas, sino también a los jóvenes del mundo secular. De ahí que podemos pensar en ¿Como ganar jóvenes para Cristo?

En nuestra vida que llevamos a ese amor a Cristo es muy importante explicar cómo debemos llegarles a los jóvenes de hoy en día, siendo o no cristianos. Y debemos hacerlos saber que nuestro Señor Jesucristo murió por cada uno de nosotros para redimirlos del pecado producido en el Edén por Adán y Eva.

Génesis 3: 9. “mas jehová dios llamó a l hombre, y le dijo: ¿Dónde estas tu? Y él respondió, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí. Y dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mande no comieses? Y el hombre respondió: la mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí. Entonces jehová dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: la serpiente me engañó, y comí. Y jehová dios dijo a la serpiente. Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. A la mujer dijo: multiplicaré en gran manera los dolores en tu preñez; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti. Y al hombre dijo: por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: no comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues del polvo eres, y al polvo volverás”.

Los que nos consideramos cristianos estamos agradecidos con nuestro Señor Jesucristo por el sacrificio que vivió en la cruz para librarnos del pecado que cometió Adán y Eva en el paraíso por comer de la fruta prohibida y nos condenaron a todos al pecado. Pero el problema es que nosotros tenemos las expectativas de nuestras acciones con muchas cosas que existen en el mundo, como: La tecnología, la ciencia, las redes sociales, y muchas otras cosas que nos llevan a alejarnos de Dios. Y es en ese punto en el que nos enseñan que los medios sociales están esclavizando a las personas a vivir más pendientes del qué dirán y de que es lo que hacen los demás. Nosotros debemos inculcarles a los jóvenes ese microchip hacia la palabra de Dios.

  1. Inculcar la palabra de Dios.

Lo que realmente necesitamos para atraer a los jóvenes para que sigan a Cristo, es inculcar la palabra de Dios desde el hogar. Tenemos que enseñarles a nuestros hijos a mamar a Dios, pero sobre todo siempre tenemos que tener presente que el Señor Jesucristo es el único camino a la verdad, el amor y a la vida eterna. Tenemos que recordar que el Señor Jesucristo murió no por agrado sino por retribuirnos del pecado del que estamos hablando en la parte de atrás, Es inculcarle a nuestros pequeños desde pequeños las enseñanzas que Dios nos da por medio de la Palabra hablada y la Palabra Escrita. Mientras más hablemos de un amor en las casas de donde nos deben enseñar los principio y morales que forjarán nuestras personalidades. Siempre debemos de darle principios bíblicos y uno de ellos está en:

“Dejad que los niños vengan a mi y no se lo impidáis, porque de ellos es el Reino de los cielos”. (mateo 19; 13).

Y esta muy claro que se bebe de enseñarle a los hijos el temor a Dios y los principios de las Escrituras porque de ellos será el reino de Dios. Y en la actualidad vemos como muchos jóvenes están siendo blanco del enemigo, porque él sabe que si los ataca desde el principio va a ganar la batalla. Esta batalla se juega por medio de la rebeldía, de las drogas, la sexualidad, etc. Es por eso que es esencial inculcar el amor al prójimo, el buscar a Dios y la amistad que debemos tener como hijos de Dios la cual es real y genuina que le de bases sólidas para crecer con actitudes de amor, misericordia y verdad en el corazón, la cual es una labor que no será completa si los padres pusieran u n poco de esfuerzo por medio de la oración, la lectura de las Escrituras. Por medio de la adoración debemos de enseñarles a nuestros jóvenes a saber comunicarse con Dios por medio de la oración.

Como testimonio recuerdo un predicador enseñaba en una predicación que él despertaba a sus hijos a levantarse desde las cuatro de la mañana a leer la Biblia una hora, y otra hora de alabanza y ahí si los mandaba al colegio a estudiar. Pero creo que no es la manera como debemos de enseñarle a nuestros hijos de esa manera. ¿Por qué? Porque es por medio del testimonio y por medio de ser luz. Porque cuando llegan a viejos ellos ya no van a tener ese amor a Dios. Y es que es una labor no obligarlos, sino de que las cosas se hacen voluntariamente. La mayoría de los padres se esfuerzan por ser buenos proveedores, como se nos enseña en:

1 tesalonicenses 5: 8. “Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo”.

Pero es que Dios quiere que nosotros como mayores y como padres proveamos mucho más que las necesidades de su vida en lo físico, económico, moral y espiritualmente. Dios desea que también seamos capaces de aportar el alimento espiritual que es lo más importante que podemos darles a nuestros hijos, para llevar una vida correcta, que produzca frutos. En la iglesia “Ministerial”, existió un tiempo que a los niños y a los jóvenes que alcanzaban primero el bautismo con el Espíritu Santo que sus padres no los dejaban ministrar los dones que porque eran inmaduros. Pero un día Dios le dio un sueno y le explico el pasaje de que de los niños es el Reino de los cielos y comenzó un nuevo despertar en la iglesia. ¿Por qué? Porque es de eso menores de edad que enseñándoles desde jóvenes a buscar de Dios son los que irán a predicar la Palabra de Dios en el futuro.

En el libro de Deuteronomio nos enseña, que:

Deuteronomio 6: 5. “y amarás a jehová tu dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con toda tu alma, y con toda tu fuerza.

Para poder enseñar eficazmente el verdadero camino de Dios a nuestros hijos, debemos empezar por nosotros mismos y llegar a mar a el Señor Jesucristo y sus leyes y mandamientos.  En la página de la iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días nos enseñan que existen cinco maneras para ayudar a los jóvenes a tener experiencias espirituales. Y la hipótesis de ellos donde ellos dicen que no se puede obligar a los hijos a tener experiencias espirituales, pero los padres y líderes pueden fomentar oportunidades que conduzcan a la conversión. En el nuevo curso de estudio de la iglesia para los hombres y mujeres, ven, y sigue. Estos cinco puntos se pueden resumir en:

  1. Dar a los jóvenes las oportunidades para prestar servicio: es darle la oportunidad de visitar a los miembros activos de quórum, y participar en proselitismo con los misioneros de tiempo completo y administrar la Santa Cena a los miembros del barrio confinados en su hogar.
  2. Poner a los jóvenes en contacto con la Palabra de Dios: Actualmente existen siervos en la iglesia. Es por la Palabra de Dios quien enseña el camino por medio de las Escrituras y provee de fortaleza por medio de ella en los momentos difíciles que Vivían los grupos de jóvenes.
  3. Ser constantes: Francamente no tiene sentido “llenar” algo con agua cada tanto, y que luego haya largos periodos de deshidratación entre medio. Lo mismo se aplica al aspecto espiritual.
  4. Aprovechar las oportunidades existentes para enseñar y escuchar: Nuestras asignaciones más importantes y poderosas están en la familia; son importantes porque la familia tiene la oportunidad, al comienzo de la vida de un niño, de poner sus pies firmemente en el sendero de regreso al hogar.
  5. Trabajar juntos hacia una meta común: Los líderes que proporcionan ejemplo, aliento y cuidado pueden ser muy valiosos para los jóvenes en este momento importante de su vida. A medida que los líderes aprendan acerca de cada hombre joven y mujer joven, pueden recibir inspiración a fin de saber cuál es la mejor manera de ayudarlos.

En la página Ministerio Juvenil.com nos dicen que, la Biblia cambia las vidas de los jóvenes. L apalabra de Dios puede cambiar a nuestros jóvenes. Es lo que creemos como líderes juveniles. Queremos que nuestros jóvenes estudien la Biblia. Sus vidas cambiarán la medida en que estudian la Biblia. Uno de los grandes retos del liderazgo juvenil es ayudar a los jóvenes a estudiar la Biblia, Si podemos lograr esto, Dios va a tocar sus corazones y cambiar sus vidas. Se debe de proveer de las herramientas prácticas, que son:

  1. Darles una buena Biblia: Hay muchas Biblias con ayudas para jóvenes. Una de las más destacadas es la Biblia de especialidades juveniles.
  2. Regalarles un diario o libreta para tomar apuntes: Si tienen un lugar para escribir lo que están aprendiendo, les ayudaría mucho a continuar con la lectura bíblica. En el pasado se ha hecho libretas personalizadas por los jones.
  3. Ensenarles buenos planes de lectura: Los planes de “Youversion.com”. son buenos.
  4. Hablar con ellos de lo que está leyendo y aprendiendo: Con u n estudio bíblico que nos debe llevar a tener buenas conversaciones con todos los jones del grupo y verán que también se deban tener prácticas de lo que se está estudiando.

Relatarles la Biblia contigo: Si ponemos una meta de leer el Nuevo Testamento en tres meses, animándonos a practicar lo que se enseña.

831 total views, 3 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.