CONSEJERÍA CRISTIANA EFECTIVA – Parte 2

LAS TENSIONES DE EN LA CONSEJERÍA CRISTIANA

La tensión es universal, afecta a las personas de toda edad, de toda comunidad y en todo país. Su tensión puede ser diferente de la que experimentan sus amigos creyentes, sin embargo, todos hemos experimentado tensión alguna vez.

Entendiendo las tensiones. Pablo dio buenos consejos acerca de las actitudes de las personas que se sentían bajo presión. “Dejen de quejarse”, escribió, “y en lugar de eso, llenen sus mentes con cosas que son buenas y honorables” (Filipenses 4:8). Cuando aplicó este consejo a su propia vida, Pablo fue capaz de contentarse aun en medio de mucha tensión (Filipenses 4:11-12).

Ayudando a las personas a manejar las tensiones. En general, existen por lo menos seis formas de ayudar a las personas a manejar las tensiones de la vida:

1) Podemos intentar que el aconsejado se relaje.

2) Usted notará que estas prácticas no tratan directamente con el origen de las tensiones.

3) Trate de descubrir cómo ha intentado el aconsejado solucionar sus tensiones en el pasado y cuales técnicas han sido más efectivas, asimismo, establezca cuales no han funcionado y que medidas tomara en el futuro.

4) Reconozca que habrá momentos cuando usted y su aconsejado deberán afrontar el hecho de que algunas situaciones que producen tensión nunca cambiaran.

5) Es importante que usted mantenga a su aconsejado en contacto con otras personas.

6) Finalmente, es el Señor quien trae la más efectiva guía y consuelo.

  EL CREYENTE Y LA CONSEJERÍA CRISTIANA.

Por qué Daniel permaneció sano. Definitivamente, Daniel fue una persona fuera de lo común. Probablemente era bien parecido y más inteligente que la mayoría de nosotros, pero su estilo de vida, no cabe duda, contribuyo a su estabilidad. Este fue un estilo de vida que ha sido un ejemplo para generaciones de creyentes. Los legisladores de la tierra tenían una mente nublada y confusa, pero la mente de Daniel siempre estuvo clara y estable. Existían muchas razones para ello.

Daniel se mantenía físicamente saludable

Daniel se mantuvo estimulado intelectualmente.

Daniel se mantuvo consciente de las personas que lo rodeaban

Daniel mantuvo su compromiso espiritual.

Por qué tienen problemas los pastores. El pastor y su esposa tienen que escuchar los problemas de otros, lo cual es una parte importante de su ministerio, sin embargo, existen muy pocos oídos humanos a quienes ellos pueden confiar sus propios estados de ánimo, frustraciones, incertidumbres y problemas espirituales.

Manejando las presiones de los pastores. ¿Cómo puede ayudarse usted mismo, en especial cuando no cuenta con la ayuda de otro consejero?

En primer lugar, piense, ¿Quién es usted?

Cuídese físicamente.

Manténgase en contacto con las personas.

Manténgase en contacto con Dios.

    LA IGLESIA Y LA CONSEJERÍA CRISTIANA.

¿Qué es ministrar a otros? El ministrar a los demás quiere decir demostrar un profundo interés por las demás personas, así como amar a alguien de la misma forma que nos amamos a nosotros mismos. Ministrar significa demostrar respeto por la otra persona. El ministrar a otros significa que uno está dispuesto a tomar riesgos. No es fácil cuidar de otra persona. Cuando ministramos a alguien nos arriesgamos a que se nos malentienda, se nos rechace, critique y aun se nos dañe físicamente. El ministrar a los demás nos obliga a estar dispuestos a aceptar ayuda. La ministración de otra persona incluye por lo menos dos personas: una que necesita y acepta el cuidado y otra que ve la necesidad y provee el cuidado.

¿Cuáles son las características de la persona que ministra a otra?

1)    Amor.

2)    Paciencia.

3)    Apertura.

4)    Esperanza.

5)    Flexibilidad.

6)    Humildad.

¿Cuáles son las características de una iglesia que ministra a sus miembros? Se ha sugerido que una iglesia que ministra a sus miembros, debe tener, por lo menos, nueve características.

1)La iglesia que ministra a sus miembros debe estar integrada por creyentes en Jesucristo, quienes se sometan al señorío de Cristo y buscan vivir y adorar de acuerdo a los principios bíblicos.

2) Los líderes de una iglesia que ministran a sus miembros, incluyendo al pastor, deben estar formados por personas que quieran crecer como hombres y mujeres de Dios y quienes demuestren un amor e interés genuinos por los demás.

3)Los servicios de adoración en estas iglesias deben desarrollarse en una atmosfera Cristo-céntrica e interesada en las necesidades de sus miembros.

4) La iglesia que ministra a sus miembros también brindara oportunidades que permitan a los miembros del cuerpo de Cristo sobrellevar los unos las cargas de los otros, así como ministrarse entre sí.

5)    Dentro de la iglesia que ministra a sus miembros, se reunirán grupos para orar, tener estudios bíblicos o para compartir problemas personales y sentimientos, en una atmosfera de aceptación y de amor cristiano.

6) Los maestros en estas iglesias deberán conocer tanto la Biblia, como lo relacionado con educación cristiana.

7) La iglesia que ministra a sus miembros tendrá sincero interés por las misiones cristianas y un deseo por llevar el evangelio, tanto a las personas en la comunidad local, como a otras partes del mundo.

8) La iglesia que ministra a sus miembros presentara oportunidades para la mayordomía y el servicio y así las personas podrán expresar su compromiso cristiano en forma tangible.

9) La iglesia que ministra a sus miembros colocara en las posiciones de liderazgo a personas cuyas vidas y palabras demuestren que son discípulos de Cristo en proceso de maduración y que estén sinceramente interesados en ministrar a otros.

 LA CONSEJERÍA CRISTIANA Y EL MATRIMONIO.

La Biblia enfatiza una y otra vez la importancia del matrimonio y la familia. La familia se menciona en los 66 libros de las Escrituras y, además con frecuencia aparecen guías para tener éxito en la vida familiar. (Véase en especial Efesios 5:22-6:4). A pesar de que el Señor nunca se casó, claramente aprobó el matrimonio y la familia, realizo su primer milagro en una boda y enseño que el matrimonio cristiano ideal incluye una larga vida de unión, en la cual dos personas llegan a ser una (Marcos 10:5-9).

Naturaleza de la consejería prematrimonial. La preparación para el matrimonio se debería iniciar cuando se es niño. Si los padres tienen una buena relación, los niños aprenden actitudes y formas de comportarse que les capacitaran para realizar un buen matrimonio.

En consejería prematrimonial se deben considerar, por lo menos, cinco metas.

 I.   Las razones para casarse.

1)    La similitud de trasfondos.

2)    Edad. La madurez no llega automáticamente con la edad, pero una persona mayor generalmente tendrá mayor madurez que una más joven.

3)    Actitudes hacia el matrimonio.

4)    Circunstancias externas.

5)    Madurez espiritual. Un individuo no estará preparado para un matrimonio cristiano si uno de los dos no es creyente, o si no esta completamente sometido al señorío de Jesucristo. “yugo desigual” (2 Corintios 6:14).

 II. Anticipar tensiones potenciales. Es importante enfatizar que la mayoría de los problemas anteriores al matrimonio y los que surjan durante este, se pueden solucionar con mayor facilidad si la pareja aprende a comunicarse.

 III. Guiar la auto-evaluación. La auto-evaluación puede ser dolorosa y fácilmente evadida, ya que ninguno de nosotros nos gusta afrontar faltas personales. Es más fácil criticar. Esta auto-evaluación ayudara a las personas a comunicarse con más efectividad, así como anticipar y resolver las áreas problemáticas en el futuro.

   IV. Considerar los puntos de vista bíblicos acerca del matrimonio.

   V. Planificar la boda.

Algunos problemas especiales en la consejería prematrimonial.

  • La desaprobación paterna.
  • Embarazo prematrimonial.
  • Matrimonios mixtos.
  • Enfermedad mental.
  • Enfermedad mental.
  • Severas dudas.
  • Problemas de habilidad físicas.

    LA FAMILIA Y LA CONSEJERÍA CRISTIANA.

Cuando un líder de la iglesia visita un hogar y conversa con la familia, podrá dar consejo aun cuando los miembros de la familia no se den cuenta de que la están haciendo.

Consejería matrimonial. Con mucha frecuencia, los problemas en una familia vienen debido a que el esposo o la esposa no tienen buenas relaciones entre sí. El esposo y la esposa son dos adultos a quienes se les presenta el reto de entrelazar sus vidas independientes en una unión íntima y compleja que en la Biblia describe como buena y honorables (Proverbios 18:22; Hebreos 13:4).

Falla en tomar el matrimonio seriamente. De acuerdo a la Biblia, el matrimonio es una relación entre dos personas, la cual dura toda la vida. Esto no pretende afirmar que el divorcio siempre es malo o incorrecto, ya que bajo determinadas circunstancias, las Escrituras permiten llevarlo a cabo (Deuteronomio 24:1-4; Mateo 5:31-32 y 19:3-10). Pero también está claro que Dios aborrece el divorcio (Malaquías 2:16). Referente a la relación matrimonial, la Biblia nos da dos ejemplos acerca de cómo debe ser el amor. En primer lugar, los esposos deben amar a sus esposas como Cristo amo a la Iglesia (Efesios 5:25-27). En segundo lugar, el amor matrimonial es similar al amor por si mismo. Las Escrituras dicen que los esposos deben amar a sus esposas, tanto como se aman asi mismo (Efesios 5:28-33).

Las metas de la consejería matrimonial. Existen dos metas básicas en la consejería matrimonial. El consejero trata de ayudar a las personas a resolver sus problemas y el consejo busca construir y mejorar los matrimonios.

El problema del divorcio. Legalmente pueden existir numerosas razones para divorciarse, y las leyes difieren de lugar a lugar. En contraste, la Biblia posee una colección más limitada de requerimientos y da solamente dos razones para el divorcio del cristiano: deserción de uno de los cónyuges, el no creyente (1 Corintios 7:15); y el adulterio (Mateo 5:32; 19:9 y Lucas 16:18). Sin embargo, el consejero debería hacer todo lo que este a su alcance para salvar los matrimonios rotos.

TEMAS DE DISCUSIÓN EN LA CONSEJERÍA CRISTIANA—PARTE 1

La depresión. A la depresión se le ha llegado a conocer como uno de los más comunes de los problemas personales. En diferentes oportunidades la mayoría de nosotros (incluyendo a los consejeros) nos deprimimos, y tal parece que el consejero cristiano atenderá a muchas personas que están luchando con este común, pero doloroso mal. Debido a que la depresión puede tener una repercusión física, es sabio animar al aconsejado a hacerse un examen físico, especialmente si la depresión persiste. En medio de la depresión, las personas no tienen deseos de obedecer a Dios. La oración parece estar vacia y la lectura de la Biblia carece de interés. Sin embargo, nuestros aconsejados necesitan que en una forma cariñosa se es anime a hablar con Dios, a escuchar su voz mientras leen las Escrituras y a esperar que El provea la guía especial.

La ira. La ira es un profundo sentimiento de tensión y agresividad que surge cuando nos sentimos amenazados, frustrados o equivocados. Así como la ira puede ser nociva físicamente, también puede dañarnos psicológicamente. Cuando nos enojamos, tenemos dificultad para hacer decisiones racionales.

La ansiedad. La ansiedad, al igual que cualquier otra emoción, puede ser buena. Nos pone en estado de alerta de algún posible peligro y nos prepara para la acción. Pero cuando la ansiedad se desarrolla, puede obstaculizar nuestro razonamiento, traernos desanimo quitarnos el gozo y aun producir un sin número de síntomas físico, como molestias estomacales, dolores de cabeza y dolor en todos el cuerpo. En una forma extrema, la ansiedad produce una reacción similar a la de pánico que inmoviliza a la persona y pone tenso todo el cuerpo.

La soledad. La soledad es un sentimiento de frustración doloroso y no deseado, es la falta de ayuda y pérdida de contacto con los demás. La soledad con frecuencia surge a causa de la separación de otras personas. Pero también debemos reconocer que las personas están solas cuando se alejan de Dios, quien nos creó para tener compañerismo con El.

TEMAS DE DISCUSIÓN EN LA CONSEJERÍA CRISTIANA—PARTE 2.

Consejería de las personas perturbadas. Los consejeros cristianos confrontan cuatro retos de importancia al trabajar con personas emocionalmente perturbadas y con sus familias. Primero, deben de estar atentos a los síntomas de los disturbios emocionales.Segundo, el consejero puede ayudar a la persona perturbada a obtener un tratamiento competente. El tercer papel del consejero cristiano es el de proveer ayuda mientras el paciente está hospitalizado. La persona que está en dificultades puede recibir ayuda a través de visitas de los líderes de la iglesia. En ocasiones, sin embargo, evitemos hacer esta clase de visitas. Luego de la hospitalización, puede existir una cuarta oportunidad para ayudar. Puede darle consejería al paciente durante el tiempo de la rehabilitación.

Consejería con un niño enfermo. Cuando un niño se enferma, los líderes de la iglesia se ven ante una situación única de dar consejo. Los líderes de la iglesia tienen un ministerio en esta oportunidad, tanto para con el niño, como para con la familia, especialmente para con los padres. Cómo hacer consejería con un niño dependerá grandemente de su edad y nivel de entendimiento, pero el niño deberá recibir seguridad y no deberá ignorársele.

Consejería con la persona que padece una enfermedad mortal. El consejero necesita considerar que dice la Biblia acerca de la muerte y la resurrección. El discutir acerca de los arreglos funerarios con la familia, no tiene que ser necesariamente una situación, contraproducente. Por el contario, es un ejercicio que hace que la muerte  más fácil cuando llega, y nos capacita a discutir de una manera más cómoda el asunto, cuando nosotros trabajamos con el paciente y con su familia.

 TEMAS DE DISCUSIÓN EN LA CONSEJERÍA CRISTIANA –PARTE 3

El duelo. El duelo es una carga muy pesada, aun cuando la muerte venga después de una penosa enfermedad, o cuando llega al hogar de un cristiano que tiene seguridad de la resurrección.

Tratando con problemas físicos. Una persona con problemas físicos, es aquella cuyo cuerpo posee algún tipo de impedimento que interfiere con su habilidad para funcionar normalmente en la sociedad. La persona con problemas físicos debe pasar por una serie de ajustes psicológicos, a los que no está sujeta la persona sin este tipo de problema. Por ejemplo, se debe adaptar a ser diferente. Al igual que los demás, la persona incapacitada físicamente desea ser tratada con respeto y sentirse que es valiosa como persona, pero esto es algo difícil de alcanzar.

EL FUTURO DE LA CONSEJERÍA.

Este ministerio de enseñanza y sanidad continúa hoy día. Nosotros, los seguidores de Cristo, tenemos la responsabilidad de esparcir las Buenas Nuevas y demostrar compasión a nuestros prójimos. En los últimos años, la consejería cristiana ha venido a ser una de las formas en las cuales logramos estas metas.

La dirección de la consejería cristiana. Debemos recordar que ninguna teoría o técnica es la mejor para todo el mundo, que todos nuestros esfuerzos deben ser examinados a la luz de las enseñanzas de las Escrituras, y que la consejería primordial del cristiano (incluyendo de la consejería cristiana) es amor (Juan 13:35).

Fatiga en la consejería cristiana. la Biblia nos instruye a que “no nos cansemos de hacer el bien, porque a su tiempo segaremos si no desmayamos” (Gálatas 6:9)

Este es un resumen del libro: CONSEJERÍA CRISTIANA EFECTIVA.

Autor: GARY COLLINS.

370 total views, 2 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.