Estudio bíblico: 1 Corintios 13

Estudio bíblico sobre 1 Corintios 13

​Janina Barrios​

 

El autor

1 de Corintios es una carta escrita por el apóstol Pablo. Pablo fue apóstol de Jesucristo como el mismo dice en 1 Corintios 1:1 fue: “llamado por la voluntad de Dios a ser apóstol de Cristo Jesús”.

Destinatarios y fecha

La carta estaba dirigida a la iglesia en Corinto, La carta fue escrita en el 57 o 54  d.C en Éfeso.

Propósito y ocasión

El propósito de Pablo al escribir esta carta fue doble: guiar a la iglesia a separarse del error y del desorden moral, y contestar algunas preguntas específicas que le dirigieron. Específicamente en el capítulo 13 Pablo les habla acerca del amor; le llama “el camino más excelente”.

La iglesia de Corinto enfrentaba muchos problemas de división, falta de amor, orgullo, estaban en partidismo, unos con Pablo y otros con Apolos, se formaron contiendas, problemas de inmoralidad, los líderes se interesaban por el dinero más que el servicio, decían que Pablo no era Apóstol.

El asunto

El asunto del pasaje es doctrinal.

Introducción

Este pasaje es uno de los más hermosos pero a la vez crea conflictos en las personas puesto que el amor ha sido mal interpretado, mal enseñado y mal aplicado. Este pasaje siempre llama a la reflexión.

Es importante recordar que este capítulo continúa el pensamiento del capítulo 12, que trataba sobre la concesión de los dones.

En este pasaje se utiliza la palabra amor, y ésta viene de la palabra ágape, usada en el griego original del Nuevo Testamento. Así que el amor bíblico funciona para todos, para la familia, los amigos, las parejas, los hermanos en Cristo.

Nos han enseñado que el amor es sentir, pero la Biblia nos enseña el verdadero amor. El amor no son sentimientos ni emociones el amor son decisiones.

Interpretación

Comenzamos con el versículo 1:

1 Si hablo en lenguas humanas y angelicales, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido.

Este versículo nos dice que aunque podamos hablar en lenguas, sino tenemos amor no sirve de nada, sería hablar y hablar, son solo ruidos pero no acciones concretas que demuestran amor genuino.

Si tengo el don de profecía y entiendo todos los misterios y poseo todo conocimiento, y si tengo una fe que logra trasladar montañas, pero me falta el amor, no soy nada.

Puedo tener dones y estudiar mucho, puedo tener una gran fe, pero si no tengo amor no soy nada. Todo conocimiento es importante, estudiar la Palabra y saber otras ciencias es importante pero el amor es aún más importante, recordemos que el conocimiento envanece mientras el amor da paz en nosotros y para con los demás.

Si reparto entre los pobres todo lo que poseo, y si entrego mi cuerpo para que lo consuman las llamas, pero no tengo amor, nada gano con eso.

Puedo ser muy generoso, ayudar al necesitado, dar todo lo que tengo. Sin embargo, si no tengo amor habré perdido todo en vano. No sirve de nada que trate de ser humilde y bondadoso, Sin el amor, un don resulta inútil. Amar es más importante que esas acciones.

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso.

Aquí se ven claramente las decisiones a tomar cuando hay amor; el amor aunque no siente ser paciente decide ser paciente, quiere decir que el amor espera, no se precipita sino que espera. La versión Reina-Valera traduce: “El amor es sufrido” es interesante como cambia esta traducción, sin embargo significa lo mismo, porque el amor espera no importa la situación. Aunque no sienta ser bondadoso decide serlo. Decide no ser envidioso, decide no ser jactancioso, no anda hablando de más, el amor no es orgulloso. Son decisiones que se toman cuando existe el amor. Porque el amor son acciones concretas.

No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor.

Este versículo nos dice que el amor no es rudo sino que es sensible con el otro, la versión Reina Valera traduce: “el amor no hace nada indebido” quiere decir que el amor no hace nada malo, nada que afecte al otro, no piensa en sí mismo, no se enoja fácilmente, no se precipita al hablar ni al responder sino que el amor decide pensar antes de actuar, el amor tampoco guarda rencor porque el amor perdona. Son acciones concretas, son decisiones que se toman cuando hay amor, el amor son decisiones más no emociones.

El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad

El amor no se alegra con lo malo, con las injusticias, no busca venganza, sino que se alegra con lo bueno, no dice mentiras, sino que habla con la verdad.

Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

El amor todo lo disculpa no importa lo que pase, el amor no es inseguro, no es celoso sino que todo lo cree, el amor siempre espera a pesar de las circunstancias, el amor soporta la enfermedad, soporta el tiempo, soporta los problemas, el amor todo lo soporta.

El amor jamás se extingue, mientras que el don de profecía cesará, el de lenguas será silenciado y el de conocimiento desaparecerá.

Los dones algún día se acabarán, el conocimiento algún día desaparecerá, pero el amor siempre permanecerá. El amor nunca dejará de ser.

13 Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más excelente de ellas es el amor.

En el último versículo del capítulo, Pablo anuncia las tres virtudes; la fe, la esperanza y el amor, pero resalta que el amor es la más excelente. El amor está por encima de todos los dones.

Aplicación

Este pasaje de Pablo a los Corintios se aplica también a nosotros, ya que el amor es un atributo de Dios, Dios es amor, es su esencia, Dios sigue siendo amor y estas cualidades siguen vigentes hasta el día de hoy. La voluntad del Señor es que nos amemos unos a otros.

La triste condición en que se encuentran muchos cristianos en la actualidad es que tienen un conocimiento de la Biblia, una comprensión de las verdades de la Biblia, pero demuestran tener una falta de amor. Predican, evangelizan, van a la iglesia, incluso diezman, pero en momentos específicos o en momentos de crisis no demuestran amor. 1 Corintios 13 nos hace un llamado a reflexionar, Dios nos dice que no importa si somos ministros o cristianos laicos, sino tenemos amor no somos nada y no estamos haciendo nada, todo es en vano. Podemos pedirle a Dios que nos de amor, Dios es la fuente inagotable de amor, el da a quien le pida, su amor hacia nosotros nunca se agota.

En la iglesia de Corinto había mucha división, lo mismo ocurre en la iglesia hoy, existe mucha división, mucha falta de amor y de perdón, el pueblo de Dios esta dividido, las iglesias está llenas de cristianos que se saben la Biblia pero no la practican. 1 de Corintios 13 nos recuerda que no importa lo que seamos o lo que tengamos, sino tenemos amor no sirve de nada.

427 total views, 3 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.