La Nueva Era

Concepción:    Diversos estudios de este fenómeno han rechazado el uso de etiquetas terminológicas tradicionales para definir una corriente como la nueva era. Según Vicente Merlo, el termino <movimiento> sería el más adecuado, ya que carece de las connotaciones de carácter institucional, dogmático o cultural que comúnmente se asocian a otros términos como iglesia, secta, o culto. Además, dada la dificultad de delimitar el concepto de religión, también sería preferible calificar la Nueva Era como uno entre diversos nuevos movimientos espirituales surgido en fechas recientes.

           La Nueva Era, no es una entidad organizada ya que esta compuestas de diversos modos de operación y carece de una administración central. Finalmente, el desarrollo evolutivo de la cultura, hoy potenciada y acelerada por la red comunicacional, incluye nuevos paradigmas presentes también en esta corriente, sin necesariamente originada por ella, pero asumidos como connaturales a ella.

Creencias:     Su sistema de creencias no está unificado sino que es un agregado de creencias y de prácticas (sincretismo) a veces mutuamente contradictorias. Algunas de estas creencias son reinterpretaciones de mitos y religiones previas, aunque sin ser consistentes con ninguna de ellas. Por ejemplo, pueden compatibilizar el dogma cristiano de la divinidad de Jesucristo con el Karma como mecanismo de justicia, y a la vez negar la existencia del infierno. Es frecuente que los conjuntos de creencias así adoptados rechacen los aspectos más negativos de las mitologías

o religiones en que se basan, adoptando los más agradables. Algunos individuos cuyas creencias pueden ser catalogadas como de nueva era pueden sentir que la etiqueta es inapropiada debido a que puede ligarlos con otros credos y prácticas. Debido a la variedad de creencias a la carta, cualquier categoría pude parecer restrictiva o incompleta.

Historia:      Algunos seguidores de la nueva era afirman que sus creencias derivan tanto de tradiciones religiosas y filosóficas judeocristianas o de Oriente Medio, como el ocultismo, y otras de carácter orientales, como el hinduismo y el budismo. La sociedad Teosófica de mediados del siglo XIX, expone principios que pueden considerarse como precedentes de algunas de las ideas actuales de la nueva era.

         En adición, la enseñanza hindú de este movimiento fue trasplantada de la india por la Sociedad Teosófica en 1875. Donde Madame Blavatsky promovía el espiritismo, sesiones y filosofía hindú básica al tiempo que manifestaba un claro antagonismo hacia el cristianismo bíblico. Su colega, la señora Annie Besant, sostenía lo siguiente, no hay otra vida que la suya, ninguna conciencia, ninguna otra voluntad que la de Ishwana (Dios), y todo lo que él ha emanado. Encuéntrelo primero en su propio yo y entonces lo verá en todas parte. Esta es la “sabiduría divina”, la que llamamos Teosofía.

       En realidad las raíces de la filosofía de la nueva era se encuentran en el Jardín del Edén. En Génesis 3:4-5 cuando la serpiente le dijo a la mujer, Ciertamente no moriréis. Es que Dios sabe que el día que comas de él, vuestros ojos serán abiertos, y seréis como Dios, conociendo el bien y el mal. De esta manera es la nueva era, un veneno sutil que se ha infiltrado con gran astucia entre una gran cantidad de instituciones eclesiásticas y diferentes denominaciones mayor mente las de carácter independiente.

         Hoy día podemos ver como una gran cantidad de predicadores de nuestros tiempos utilizan expresiones extra bíblicas y conceptos de nueva era, dando por hecho que se pueden adaptar o amoldar a las enseñanzas bíblicas y las doctrinas cristianas.

    Ejemplo de esto es el pensamiento, confesión positiva y la manipulación psicológica de que Dios está obligado por su palabra hacer lo que tú le pidas, pero, lo que ellos no expresan es que Dios no está obligado a ser nada que no esté en orden y conforme con su soberana voluntad. Además, el texto de (Juan 16:33), no lo mencionan ni por error, son excelentes manipuladores.

Pensamiento:    Los participantes de la nueva era tienden a redefinir el vocabulario prestado por varios sistemas de creencias, incluyendo además términos tomados de la física cuántica y la psicología, lo que sitúa a la nueva era en el terreno de las pseudociencias.

         Como los movimientos ocultistas de siglos pasados, muchos grupos que se identifica con los postulados de la Nueva Era tienden a utilizar una jerga particular, que resulta cripticas a quienes no conocen la doctrina. El significado de un término en el ámbito de la Nueva Era suele diferir bastante del uso común, y se describe frecuentemente intencionadamente inaccesible.

         Otros opinan que aunque en el pasado pudo haber necesidad de vocabulario intencionadamente inaccesible y secretismo por las persecuciones inquisición, actualmente, ideología o corriente. Ejemplo técnicas de yoga que fueron secretas o confidenciales durante milenios aparecen ahora descritas en numerosos libros escritos por yoguis y no yoguis, y naturalmente en internet.

Ciertos modos de pensamiento son recurrentes:

La primacía de la experiencia subjetiva, Rechazo del cientificismo o la ciencia ortodoxa, Fuerza,

Poder, Espíritu, Un cosmos interconectado.

De forma adicional, muchas prácticas y creencias del ámbito de la Nueva Era de Acuario recurren a lo que puede ser calificado de pensamientos mágicos.

Religión: De acuerdo con su relatividad, los seguidores de la Nueva Era creen que no contradicen los sistemas de creencias tradicionales, sino que completan las verdades últimas contenidas en ellos, separado estas verdades de la falsa tradición y el dogma. De otro lado, los miembros de otras religiones suelen señalar que el movimiento de la Nueva Era comprende mal estos conceptos religiosos, y que sus intentos de sincretismo religioso son vagos y contradictorios, punto en el cual interesantemente están de acuerdo los escépticos y ateos, quienes sugieren que toda religión es la malinterpretación que el hombre da a causas naturales, agregando elementos sobrenatural de su propia superstición, y en el caso de la Nueva Era, esta corriente intenta validar toda clase de creencias paranormales sin tener en cuenta los orígenes de dichas creencias, incluso cuando muchas se contradicen entre Si.

Los peligros de la Nueva Era:     La pregunta que nos hacemos es si ¡Nos ha invadido la Nueva Era, el ocultismo, la astrología y el espiritismo! Ambas filosofías y falsas sectas religiosas suben como la espuma; y más sorprendente aun, incluso la brujería y el culto a Satanás, tan rechazado y tenidos en otros tiempos, hoy día, ganan adeptos con increíble rapidez.

       Si bien algunas partes de África, Asia y Europa han sentido la esclavitud del ocultismo durante siglos, ahora son los Estados Unidos los que se tambalean ante su resurgimiento, Y la Nueva Era es parte del mundo del ocultismo. Los medios de comunicación lo han proclamado hoy día al presentar programas con contenido del ocultismo. A manera de ejemplo, uno de los canales de cable tv de la cadena de Discovery, tiene un programa de una Médium del estado de New Jersey. Además de la TV, la radio y el cine también proyectan programas que se recrean en

Lo satánico, lo demoniaco y lo horrible. El periodista Knaut afirma que al menos tres millones de alemanes occidentales se adhieren a alguna forma de ocultismo. Si esto es nada más en Alemania que se dejaría en los Estados Unidos y otros países alrededor del mundo.

     Las personas más introducidas en el ocultismo creen considerarse muy religiosas y buscadoras del bien de la humanidad. Algunos de ellos no buscan más que poder y conocimiento para su propio provecho, ya sea de una manera abierta o a escondidas, incluso a costa de los demás. La Nueva Era no es una secta; es un movimiento y su característica no es el precepto, sino la práctica. Su base fundamentalmente es el rechazamiento del Dios todopoderoso, de su eterno Hijo, Jesucristo, y del claro mensaje de su palabra santa e inspirada en El, la luz de los hombres y el camino de la vida. La Biblia.

         Los cristianos necesitamos conocimiento para no desestimar a los enemigos de la justicia del reino de los cielos y para no darle una excesiva importancia. Porque Mayor y poderoso es el que está con nosotros, que el que está en el mundo, (1 Juan 4:4). Cuál es nuestra responsabilidad ante Dios y los hombres, predicar, enseñar y exhortar la palabra de verdad como obreros que no tenemos de qué avergonzarnos (2 Timoteo 2:15) de esta manera podemos pelear con mayor efectividad sobre esta plaga de muerte. Debemos confiar en la verdad y en la vida que tenemos en Cristo y en su poderosa palabra de vida eterna, como creyentes debemos tener la respuesta para nosotros mismos y para un mundo necesitado a través de las verdades bíblicas. Si tenemos la mejor arma de nuestra milicia usémosla sin temor, en el nombre de nuestros Señor Jesucristo, (Isaías 54:17 y 2. Corintio 10:4).

     La biblia es consistente y nos recuerda fuertemente que seamos conscientes del príncipe de la potestad de los aires el espíritu que ahora actúa en los hijos de desobediencia, (Efesio 2:2).

Por: Juan Ramos

288 total views, 6 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.