Liderazgo / Mentorado

Jeony Alexander Ordoñez


¿Cuál ha sido el liderazgo o mentorado que usted ha desarrollado?

Con respecto a esta pregunta permítame explicar que la formación que he tenido en cuanto al mentorado como de líder ha sido el mismo que se ha enseñado por los tiempo en Latinoamérica donde la estructura del liderazgo se ha desarrollado bajo  un estilo caudillista,  “uno hace todo y uno toma las decisiones de todo y nadie puede o debe hacer algo sin consultar al líder.”

Pero, en la búsqueda de nuevas formas de liderar y buscando la manera que produzca mayor efectividad ahora estoy en el proceso de aplicar un estilo más teocrático siguiendo el estilo de Jesús, a través de algunos de sus siervos con influencia en el cristianismo moderno.

Yo crecí en una iglesia donde el delegar funciones no era tan fácil, por su puesto ahora que estoy al frente de organizaciones entiendo la razón, pero no estoy de acuerdo con aquel proceso.

Según la Dr. Lisa Anderson, en su libro “Hacia una comprensión del caudillismo” explica que este es el prototipo de liderazgo que hemos heredado, pero que a su vez tiene dos lados uno oscuro y el otro muy interesante. Aun este estilo tiene su tipo de mentorado donde cuida, instruye y delega a los suyos con el propósito de salvaguardar el control.

El mejor ejemplo que deberíamos seguir además del de Jesús, en mi opinión, sería el tipo de evangelismo que hicieron en América latina los norteamericanos. En una de las entrevistas hechas Por Lisa a varios líderes de ¿cómo emergieron? entre las siete respuestas más comunes fueron que emergieron por la amistad de una persona que vio algo en ellos, les amó les acompañó en un importante trecho de su vida y ministerio. Este es el estilo de mentorado que estamos tratando de desarrollar  en nuestros ministerios. Es el mentorado de la influencia.

¿Cómo ha manejado su iglesia este tema tan importante?

Dios ha despertado en el liderazgo de nuestra congregación la necesidad de formar nuevos líderes a través del mentorado.

Hace tres años comenzamos  la construcción de un “Centro de entrenamiento para líderes y pastores Rurales” al comunicarnos con pastores en las zonas rurales nos dimos cuenta de la necesidad de formar estos líderes del campo que estaban haciendo su labor sin ninguna preparación previa. Dios, puso en mi corazón comenzar con este centro y era mi meta comenzarlo para el 2020. Dios tenía otra meta diferente,  este año terminamos las instalaciones del centro, hicimos alianza con Instituto Logos, y comenzamos con la primera conferencia para líderes y pastores rurales.

El procedimiento es sencillo, los pastores vienen al centro dos semanas al principio del año y dos semanas al final para tener créditos con clases presenciales, los otros diez meses tiene un mentor que les visitara en sus comunidades para dar seguimiento a las tareas que realizaran a través de una grabadora solar.

Esta iniciativa es de la iglesia local, una pequeña iglesia situada al oriente de la ciudad de Tegucigalpa con membrecía proveniente de las zonas del basurero municipal y vecinos de la comunidad que son  damnificados del huracán Mitch. Ahora tenemos pastores que quieren tener el entrenamiento desde las etnias de Panamá hasta las áreas rurales de Guatemala, a Dios sea la gloria.

Esta centro tiene otra particularidad es Interdenominacional, con la aprobación de mi denominación.

Si Dios puede hacer algo así con esta iglesia, que no podrá hacer con la suya.

En nuestra congregación usamos el sistema de iglesia celular donde desarrollamos líderes por medio de los grupos en hogares, hacemos discipulado tenemos una escuela para líderes y buscamos tiempos de pastoreo con líderes cuatro veces al año.

¿Qué deficiencias encuentra usted en el mentorado o liderazgo de su iglesia?

Quizás comenzaría por aclarar que no le llamaría deficiencia porque este término es sinónimo de improductivo.  El mentorado y liderazgo en mi denominación y la iglesia donde soy pastor si ha producido frutos, creo que seria mejor llamarle debilidades;  algunas  bienes marcadas y otras no tanto.

Estas son algunas:

1.- Nombramiento sin la debida preparación.

Esto es muy común por la necesidad de nuevos líderes en la iglesia, y no me refiero a responsabilidades como pastor general, pero si en responsabilidades como líderes de células, líderes de ministerios, diaconía y otros.

2.- Confusión por el profesionalismo.

Tratamos  de responsabilizar a las personas que ya tienen un grado de educación avanzada  en puestos de liderazgo en la iglesia, porque creemos que están capacitados para desarrollar el ministerio, descuidando el mentorado y sin considerar que el liderazgo en el reino de Dios es totalmente diferente, no es  que sea malo en sí solamente, cuando llegamos a los extremos de ver su preparación más que sus talentos.  (Efesios 4:11-16)

3.- Descuido de los de adentro.

Otra debilidad es que la gran comisión se convierte en un contraste entre: “La gran Omisión y  La gran ocupación”. En mi pensar los dos puntos son extremos. El primero, es que nos ocupamos tanto en los de adentro que nos olvidamos de los de afuera. Lo segundo, nos ocupamos tanto en los de afuera que nos olvidamos de los de adentro. Y esto es lo más común estamos tan preocupados por hacer la gran comisión o de “ganar almas para Cristo” que no nos importa quien las está ganando, y si están siendo pastoreados a través del mentorado.  

¿Qué piensa que debería  cambiar en la iglesia en general en razón al liderazgo?

En mi opinión el cambio debe ser centrífugo de adentro hacia afuera, de nosotros mismos como líderes en nuestro concepto de liderazgo actual, no como el mundo, los políticos conciben el liderazgo sino como Dios lo ve.” No vine a ser servido sino a servir”

Según John Maxwell en su libro las 21 leyes del liderazgo dice que se deben tomar en consideración lo que él llama los “cinco mitos del liderazgo” o cinco errores del liderazgo cristiano pensando que una cosa es igual a la otra.

  • ¿Gerencia igual a liderazgo? No, la  diferencia es la Influencia.
  • ¿Empresario igual a liderazgo? No, la diferencia es la influencia.
  • ¿Conocimiento es igual a liderazgo? No, la diferencia es la Influencia.
  • ¿Precursor igual a liderazgo? No, la diferencia la es la influencia.
  • ¿Posición igual a liderazgo? No, la diferencia es la Influencia.

Si pensáramos cuanto poder tiene la influencia en los individuos dedicaríamos más tiempo en desarrollarla al máximo para obtener óptimos resultados en nuestros futuros líderes. La influencia no viene por si sola necesita un mentor que quiera desarrollarla en otros, que tenga conciencia que Él señor Jesús aún no ha venido y nosotros quizás lo esperemos en la tumba y alguien más deberá transmitir la buena voluntad de Dios que es agradable y perfecta con responsabilidad.

Aunque para mi hay muchas cosas que cambiar o mejorar en cuanto al liderazgo en la iglesia mundial deberíamos comenzar por hacer lo que Jesús hizo, y esto fue influenciar a su equipo a hacer la tarea de llevar el evangelio al mundo y que trascendiera positivamente aun en medio de situaciones adversas.

La concepción de que somos líderes de nuestro propio reino y que soy yo quien hace las cosas seria el segundo concepto a cambiar en la iglesia de hoy.

¿Con qué tipo de liderazgo conocido se identifica a usted?

Una pregunta común que me hice mientras estaba soltero era: ¿de quién voy a aprender para ser un buen esposo y padre? a medida que se acercaba el tiempo de asumir la responsabilidad de liderar mi familia dicidí tomar un modelo de quien aprender; ese fue mi pastor y aún hoy veinticuatro  años después sigo haciendo muchas cosas que él hizo, pero con el tiempo hubieron otras personas que me influenciaron para ser el esposo y padre que hoy soy.

Es la misma situación con el liderazgo que trato de implementar en los ministerios que Dios me ha confiado, tengo influencias de líderes en mi denominación a quienes admiro, pero mi estilo de liderazgo que trato de practicar y que me gustaría seguir es de dos grandes hombres a quienes considero mi influencia. He leído sus libros y estudiado sus métodos uno es John Maxwell, y el otro Andy Stanley.

Los libros favoritos aunque hay varios de Andy Stanley con su libro “Comunicación” y John Maxwell con su libro “Líder 360º ” han sido en el último tiempo mi guía de mentorado

En mi vida tengo tres grandes mentores con quien puedo contar, cada uno es mi mentor en los diferentes campos donde me desenvuelvo, hay uno que es mi pastor de la iglesia donde nací, el rector del seminario de mi denominación quien me conoce desde niño y un pastor en Seattle, quien su amor y pasión por los necesitados me inspira, pero ninguno de ellos es la copia de estilo de liderazgo que quisiera desarrollar. John Maxwell y Andy Stanley son mi modelo de liderazgo de quien quisiera seguir aprendiendo   

Estoy seguro que hay muchos más de quien aprender, pero al igual que cuando era un muchacho y necesitaba aprender de un padre que fuera para mí un modelo a seguir y es lo hago ahora.


BIBLIOGRAFÍA

Biblia Nueva versión OInternacional

Anderson Lisa  Hacia una comprensión del caudillismo  B.S., Penn State University, 2014

Stanley Andy &  Jones lanes     Comunicación  Editorial Peniel 2008

Maxwell John    Líder 360º     Editorial  Grupo Nelson 2011  

Willard Dallas La gran Omisión editorial Vida 2008

463 total views, 2 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.