¿Por qué vino Jesús a la tierra? | Parte 2

Libro, CÓMO LLEGAR A SER UN CRISTIANO VERDADERO.

Los evangelios lo presentan, el ministerio terrenal de Jesús pareciera haber quedado inconcluso. Jesús hizo lo que el Padre le envió a hacer; pero al final de Su vida sobre la tierra, preparó a los doce para que esperaran otros eventos y revelaciones después de Su ascensión. Jesús les dijo a los apóstoles: «Mas el
Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho» (Juan 14.26). También les dijo: «Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir» (Juan 16.13). Después de la resurrección y justo antes de la Ascensión, Jesús les mandó a Sus apóstoles esperar en Jerusalén hasta que recibieran poder de lo alto. Después de recibir poder, ellos debían predicar el arrepentimiento y el perdón de pecados a todas las naciones, comenzando por Jerusalén (Lucas 24.46–49).

Estas características del ministerio de nuestro Señor antes y después de Su muerte, establecen de modo convincente que Su ministerio sobre la tierra tuvo como fin reunir las condiciones necesarias para el establecimiento de Su reino, la iglesia. En Mateo 16.18, Jesús les anunció a Sus discípulos el peso de Su obra terrenal: «Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella». Así, Jesús no vino a predicar el evangelio; vino para que hubiera un evangelio que predicar.

El famoso escultor Gutzon Borglum, que esculpió el extraordinario monumento de la roca del monte Rushmore, en South Dakota, también esculpió una cabeza de Abraham Lincoln para el Capitolio en Washington, D.C. La esculpió en un bloque de mármol en su estudio. Se dice que cuando la mujer que venía cada mañana a limpiar su estudio, vio por primera vez la escultura que parecía tener vida, se quedó estupefacta por un momento, y preguntó: «¿Cómo sabía él que Lincoln estaba encerrado en ese bloque de piedra?». La respuesta a su pregunta fue que Borglum podía ver lo que otros no podían. Tenía el ojo de un artista, la percepción de un escultor. Podía ver el rostro en el bloque, antes de que sus diestras manos y mente visionaria lo hicieran salir.

Con la ayuda de los evangelios, podemos ver lo que Jesús vio durante Su ministerio terrenal. Aprisionados en Su ministerio estaban la visión del reino y los preparativos que se imponían para la llegada de éste. Predicó sobre el reino, hizo preparativos para él y lo compró con Su sangre.

LO CONFIRMA HECHOS

Hechos confirma que el ministerio, muerte y resurrección de Jesús tuvieron como propósito orientador la creación de la iglesia, el hacer que viniera el reino. Los evangelios anuncian abiertamente la verdad, y Hechos confirma el cumplimiento del anuncio mediante imágenes de vivos colores. Diez días después de la ascensión de nuestro Señor,
el Espíritu Santo fue dado milagrosamente a los apóstoles el día de Pentecostés (Hechos 2.1–4); se predicó, por
primera vez, la muerte, sepultura y resurrección de Jesús; se invitó a los oyentes a responder a este evangelio mediante la fe, el arrepentimiento y el bautismo para el perdón de los pecados (Hechos 2.38; Lucas 24.46–47) y como tres mil aceptaron la invitación, recibiendo la Palabra que se predicó, y bautizándose (Hechos 2.41).
Por lo tanto, con la misma seguridad que la noche sucede al día, el nacimiento de la iglesia de nuestro Señor sucedió al ministerio de Jesús.

El resto de la historia de Hechos es la historia de la propagación de la iglesia, como una llama de amor que sale de Jerusalén y Samaria, y va más allá, hasta llegar a las demás regiones del Imperio Romano. En todas y cada una de las ocasiones que se predicó el mensaje inspirado en Hechos, los oyentes respondieron formando parte de la iglesia mediante la obediencia a la palabra predicada. Cada vez que un viaje misionero se llevó a cabo en Hechos, ello dio como resultado que se establecieran iglesias en nuevas regiones del mundo.
Los tres viajes misioneros de Pablo que se narran en Hechos, plantaron iglesias por todo el mundo, desde Jerusalén hasta Ilírico (Romanos 15.19). Nadie puede leer Hechos, sin llegar una y otra vez a la inevitable conclusión de que la iglesia es el resultado de la venida de Cristo a la tierra.

LO REAFIRMAN LAS EPÍSTOLAS

Las epístolas neotestamentarias hacen hincapié en la aplicación de una verdad, y ésta es que la iglesia constituye la realización de la vida terrenal y muerte de Cristo. Los evangelios afirman esta verdad, Hechos la amplifica, y las epístolas la aplican. Las epístolas nos muestran cómo responder a la vida de Cristo, siendo Su cuerpo espiritual.

Las epístolas fueron escritas a personas que habían elegido venir a Cristo por medio de la fe y la obediencia. Vivieron en un tiempo cuando el efecto de la vida, muerte y resurrección de Cristo todavía era el centro de atención. La idea central que emana del mensaje de los hombres inspirados, era que la manera de honrar a Cristo como Señor, y de responder apropiadamente al hecho de que estuvo en forma humana entre nosotros, es llegando a ser Su iglesia y continuar siendo esa iglesia. En todas las epístolas se insta a los seguidores de Cristo a vivir y a servir como cuerpo espiritual de Él. Cuando las epístolas son recogidas en un solo tomo, ellas constituyen un verdadero «manual de gobierno», sobre cómo vivir siendo la iglesia de Cristo, bajo toda clase de circunstancias, y en diferentes lugares. Nos
enseñan cómo aplicar el ministerio terrenal de Cristo a nuestras vidas.

Cuando no somos capaces de vivir y adorar como la familia de Dios, como la iglesia de Cristo, le estamos restando valor a la misión que Cristo vino a cumplir, y estropeando lo que Él estableció por medio de Su muerte.

Jesús nos ha llamado a ser Su cuerpo, Su iglesia.

 

 

 

 

 

Universidad Cristiana Logos – Tu pasión, nuestra misión!
Visítanos >>>> http://universidadcristianalogos.com/

3 total views, 3 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.