Semana Santa: Un Viaje Profundo de Reflexión y Renovación

semana-santa-un-viaje-profundo-de-reflexion

La Semana Santa, también conocida como la Semana Mayor; es una de las celebraciones más importantes del cristianismo que conmemora la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. Sus orígenes se remontan al siglo II después de Cristo, cuando los primeros cristianos, que eran judíos seguidores de Jesús, comenzaron a conmemorar estos eventos sagrados.

Inicialmente, la Semana Santa coincidía con la Pascua judía, y sus criterios de celebración eran similares. Con el tiempo, y especialmente después del Primer Concilio de Nicea en el año 325, se establecieron normas específicas para la celebración de la Pascua Cristiana, diferenciándose de la Pascua judía. Es así como en la cristiandad muchos adoptaron el recordatorios como el Domingo de Ramos, que celebra la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén; cómo el incio de la semana mayor, y culmina con el Domingo de Resurrección, que celebra su victoria sobre la muerte y su resurrección

Con el transcurrir del tiempo, la Semana Santa ha pasado a ser para muchos un mero período de descanso. Sin embargo, para quienes siguen a Cristo, este tiempo, más allá de ser una pausa en sus actividades cotidianas, representa una oportunidad invaluable para la reflexión profunda. Desde la Universidad Cristiana Logos, nos proponemos rescatar y compartir las enseñanzas esenciales que encierra esta semana trascendental.

Jueves Santo: Sumergidos en la Humildad

El Jueves Santo nos enseña una lección poderosa sobre la humildad. Jesús, el Rey del Universo y Dios de la creación, experimentó la “Kenosis”, un acto de auto-vaciamiento. No solo habitó un cuerpo humano con todas sus limitaciones, sino que se solidarizó con nuestra condición humana. En la Última Cena, compartió momentos íntimos con sus discípulos, sus amigos más cercanos, ofreciéndoles instrucciones finales,  y preparándolos para lo que estaba por venir.

En Filipenses 2:7-8, contemplamos cómo Jesús, siendo Dios, se despojó a sí mismo, haciéndose semejante a los hombres, y en su humildad, obedeció hasta la muerte, incluso la muerte en la cruz.

Viernes Santo: Entre el Sacrificio y la Victoria

El Viernes Santo es un día de contrastes agudos. Por un lado, vemos el sufrimiento extremo de Jesús, quien fue despojado de su dignidad, ridiculizado, y sufrió una muerte cruel en la cruz. Por otro lado, es el preludio a la victoria definitiva sobre la muerte y el pecado. A pesar del dolor inimaginable, Jesús no perdió de vista su misión, ofreciendo perdón incluso en sus últimos momentos.

En Lucas 23:34, resonando a lo largo de los siglos, escuchamos las palabras de perdón de Jesús: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”.

Sábado Santo: En la Quietud, la Esperanza

El Sábado Santo nos sumerge en la quietud del sepulcro. Es un tiempo de espera expectante, donde la promesa de la resurrección late en cada corazón. Aunque las sombras de la muerte acechen, la luz de la esperanza brilla en la oscuridad.

En Mateo 27:59-60 lo corroboramos:  “Tomando José el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia, y lo puso en su sepulcro nuevo, que había labrado en la peña; y después de hacer rodar una piedra grande a la entrada del sepulcro, se fue.” (Reina Valera, 1960) Este pasaje describe cómo José de Arimatea colocó el cuerpo de Jesús en un sepulcro nuevo poco antes del comienzo del sábado, como era la costumbre judía.

Domingo de Resurrección: Renaciendo en la Victoria

Y finalmente, el Domingo de Resurrección nos encuentra frente al milagro de la vida venciendo a la muerte. Jesús emerge victorioso del sepulcro, proclamando con poder la promesa de vida eterna para todo aquel que cree.

En Mateo 27:51-53, la tierra misma tembló al presenciar la victoria de la luz sobre la oscuridad, y muchos testigos de la fe resucitaron, anunciando la llegada del Reino.

En esta Semana Santa, sumérgete en la profundidad de estos momentos, navega por las sagradas escrituras. Deja que la humildad, el sacrificio, la esperanza y la victoria de Jesucristo transformen tu corazón y renueven tu espíritu. Que cada paso en este viaje sea un recordatorio del amor insondable de Dios y una invitación a abrazar la plenitud de la vida que Él nos ofrece.

 

Por María del Pilar Salazar

Decana Académica 

Univ. Logos

Universidad Cristiana Logos: https://www.logos.university/

Facebook: https://www.facebook.com/leccionesbibliayciencia/

YouTube: https://www.youtube.com/@LeccionesdeBibliayCiencia

Loading

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like