Genésis 38, explicación

Génesis 38 narra la historia del hijo de Jacob: Judá, quién sostiene relaciones íntimas con quien consideraba era una prostituta, pero en realidad se trataba de su nuera. En el marco de la historia, Judá pretendía negarse a cumplir la ley del levirato, por la cual Selá el menor de sus hijos debería casarse con la viuda Tamar y de este modo prolongar la descendencia de su hermano. Pero Judá temía perder al último de sus hijos y decide no cumplirle a la viuda su palabra. Tamar por su parte, toma la justicia por su mano, engañando astutamente a Judá, haciéndose pasar por prostituta; no sin antes obtener 3 artículos como prenda de garantía por el pago de sus servicios y lograr así su vindicación. 

genesis-38-sermon

Sin lugar a dudas, esta situación daría para hacer un análisis profundo de las leyes de la época, las motivaciones personales, las implicaciones teológicas u otros aspectos todos muy relevantes, pero sin el menoscabo de los mismos; hoy me detendré a considerar específicamente el alto simbolismo representado en 3 elementos qué Judá estuvo dispuesto a perder por obtener un efímero momento de placer; y como cada uno de ellos, ejemplifica las consecuencias del pecado. Veamos:

1- El sello: era un objeto personalizado, lo que hoy correspondería a un documento de identidad. Usado para diversos trámites legales, era como la firma personal para estamparla en cualquier documento. 

Judá al dejar el sello, dejó en riesgo su identidad, sus propiedades, la herencia de su hijo, el bienestar familiar.

Aplicación: Cuando sucumbimos ante el pecado, estamos entregando nuestro sello de identidad, le damos nuestra firma con unas hojas en blanco para que el enemigo maneje y disponga de nuestras vidas y bienes. El nuevo propietario se encuentra autorizado para hacer cambios de imagen. Nada peor que perder la identidad, no saber ni que somos, ni a quien pertenecemos, ni que tenemos.

2- El cordón o cinturón: usado para sostener la espada. Esta pieza permitía moverse con libertad, por eso era indispensable para el trabajo y la guerra.

Aplicación: cuando se juega con el pecado se entrega el sostén del poder y la defensa. El pecado nos deja indefensos ante el ataque del enemigo y expuestos a la posibilidad de ser robados, capturados o incluso podría implicar perder la vida. 

3- El báculo: era un objeto personal, una especie de bastón que servía para abrirse paso, sostener a débiles y ancianos, también servía para examinar ovejas, además de ser un instrumento de protección contra depredadores y también tiene uso como guía (si una oveja se extravía, se le engancha por el cuello para llevarla al camino correcto), en general es un símbolo de fuerza. 

genesis-38-estudio-biblico

Aplicación: el pecado nos quita fuerza y alegría, roba autoridad, perdemos discernimiento espiritual, nos deja expuestos y en posición de peligro, sin él fácilmente podemos extraviarnos.

Luego de este estudio bíblico de Génesis 38, podemos concluir que Judá no pensó en las consecuencias de su pecado y puso en juego: identidad, libertad, fuerza, bienes materiales, integridad física, seguridad y abrió la puerta al despojo de todas las áreas de su vida; todo porque creyó una mentira, “es solo un pecadillo y quedará en oculto”, reclamaré mis prendas y… “aquí no ha pasado nada” … 

¿Estás luchando con algún pecado oculto?… ¡no creas una de las más grandes mentiras de la historia!… “Aquí no ha pasado nada… y nadie se va a dar cuenta” … porque sin lugar a dudas, nada queda oculto y sin darte cuenta muy seguramente ya has perdido tu sello, tu cordón o tu báculo…pero aún hay esperanza: ponte a cuentas con Dios, confiesa tu pecado y alcanzarás misericordia. 

 

Nombre: MARIA DEL PILAR SALAZAR
Decana académica Universidad Cristiana Logos.
Canal YouTube: Lecciones de Biblia y Ciencia – YouTube

Loading

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like