Jesús, nos abre la puerta del cielo

Jesús, nos abre la puerta del cielo

Porque un niño nos es nacido, un hijo nos es dado, y el dominio estará sobre su hombro. Se llamará su nombre: Admirable Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz (Is 9:6).

¿Que entendemos por cielo?

El Cielo es el lugar donde mora Dios y en el que Dios introduce a los que se salvan, en alma sola después de la muerte, y con el cuerpo resucitado después de la Parusía (v.).

En nuestro vocablo Cielo deriva de la palabra latina coelum, la cual a su vez traduce la griega ouranós que en el lenguaje bíblico es la versión de la hebrea sámayim. Ésta y su correspondiente griega tienen diversas significaciones: la atmósfera, el firmamento con sus astros, la vida divina con sus ángeles, a la que se unen Cristo glorificado y los bienaventurados.

Los contextos permiten discernir fácilmente qué sentido tiene la palabra en cada texto. La traducción latina coelum deriva de la palabra griega koilon, y significa el aire, la región del aire, la morada de los dioses, la gloria trascendente de la divinidad, etc., en el lenguaje de los clásicos latinos.

Fácilmente se asocia a morada de los bienaventurados, después de la muerte. La palabra Cielo estaba, pues, preparada para recibir en el idioma latino y luego en los derivados de éste, el contenido bíblico de la revelación neotestamentaria acerca de la vida futura de los justos.

El cielo un lugar particular

Más que un lugar, el cielo es una determinada forma de existencia, determinada primariamente por la profunda vinculación espiritual con Dios (visión, amor), que da al hombre una felicidad completa, que se vive en comunión con cuantos la alcanzan, es fruto de la bondad, la justicia y la gracia de Dios y que dura para siempre.

Dicha forma celestial de existencia se alcanza plenamente después de la Parusía del Señor, pero se goza ya esencialmente antes de la resurrección del cuerpo en estado de alma separada (resurrección de los muertos).

El Cielo: estar con Cristo glorificado

Partiendo del concepto paulino del Cielo observamos que Jesucristo en el evangelio subraya que el destino feliz y final del hombre es un estar con Él.

Jesús consuela a los Apóstoles en el sermón de despedida del jueves santo, diciéndoles que va a prepararles sitio para que donde esté Él, estén también los suyos (lc 14,2-3); anuncia a los misericordiosos que en el gran día de su segundo advenimiento los llamará hacia sí: «venid los benditos de mi Padre…».

Pablo presenta idea cristiana de un encuentro con Cristo como destino feliz del hombre después de la muerte, destaca las palabras de Esteban, moribundo, diciendo: Señor Jesús, recibe mi espíritu (Hech 7,59).

De igual forma, Pablo en la carta a los filipenses en que desarrolla el dilema del quedarse en este mundo o ir a Cristo: estoy apremiado por las dos cosas, teniendo deseo de quedar libre para estar con Cristo, lo cual sería muy preferible, pero el quedarme en la carne es más necesario por vosotros (Fil 2,23-24)

Pablo, además anuncia la Parusía con el anhelado efecto de la reunión de los fieles con Cristo glorioso: seremos arrebatados a las nubes para salir al encuentro del Señor en los aires; y así estaremos siempre con el Señor (1 Ts 4,17).

Las expresiones paulinas expresan que la redención sólo se consumará en el futuro escatológico en la unión mística con Cristo, no representa nada definitivo sino que, a pesar de ser una gracia que perfecciona el ser y lo hace feliz, está orientada hacia la consumación definitiva y permanente.

Actualmente ya vivimos con Cristo, pero en el sentido de en Cristo. Ahora bien, el estado propio de la eternidad será también un vivir con Cristo; pero en la escatología, no existirá ya el vivir en Cristo.

Este estar con Cristo incluye tres cosas fundamentales: semejanza en cuanto a la condición de vida (que S. Pablo desarrolla en cuanto al hombre resucitado), proximidad o participación de los mismos bienes, y comunión de vida que arrancando de Cristo se difunde en los bienaventurados.

125 total views, 8 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.