Patrones disfuncionales

Patrones disfuncionales en la familia

 

A través de la familia de José se observan ciertas dinámicas disfuncionales que tendían a repetirse paulatinamente en varias generaciones familiares, como pecado cosechado.

 

Falta de respeto

 

La familia consecuentemente mostraba una falta de respeto a los límites de la sexualidad:

-Abraham expuso a riesgos a Sara por temor a morir,

-Igualmente lo hizo Isaac con Rebeca,

-Lot vivió en una ciudad sinónima de decadencia sexual, sus hijas cometieron incesto con él,

-El hermano de Lot, Rubén cometió incesto con la concubina de su padre Jacob (Bilá).

 

El engaño

El engaño como patrón de conducta arraigado en la familia de José, se observa en varias generaciones para salvar su propio pellejo, para sacar ventaja espiritual, para vengarse, para rectificar situaciones injustas y para sacarle ventaja económica al otro.

Se observa en Abraham, Isaac, Jacob, Labán, Simeón y Leví, sin considerar las consecuencias, ni el daño a los distintos miembros.

«El familiar enmascarado», a lo largo de la historia familiar hay familiares engañando a familiares utilizando disfraces. El pecado de una generación es cosechado en otra.

 

Rivalidad entre hermanos

Este patrón sobresale en la familia de José, junto con el favoritismo de los padres en las dinámicas familiares de las distintas generaciones  en Abraham y Lot, Ismael e Isaac, Sara y Agar, Jacob y Esaú, Lea y Raquel.

Las contiendas entre hermanos duran mucho tiempo y no importa la distancia ni el tiempo transcurrido, la intensidad de las emociones reviven al encontrarse (Pro. 18:19).

El favoritismo de un hijo es tan destructivo en las familias porque implica por lógica el rechazo del otro. Si uno es favorecido, el otro es naturalmente ignorado y/o rechazado (Isaac y Esaú, Jacob y José); el rechazo causa heridas profundas, especialmente cuando es de un padre.

La rivalidad entre hermanos y el favoritismo crearon en la familia de José las semillas de disensión, violencia y conflicto que germinaron frondosamente en todas las generaciones de esta familia.

 

¿ Comó romper los patrones disfuncionales?

Para lidiar con problemas que se repiten dentro de la historia familiar y que son causa de gran conflicto, la primera cosa que debemos hacer es interrumpir la contribución a ese sistema.

Reconocer el patrón y por qué ocurre, permite poder eliminar la participación en el mismo, absteniéndose de continuar y confrontando esa conducta. Pero eso es sólo una parte de la solución, la otra es entender cómo funciona el sistema familiar.

José decide terminar con el engaño como patrón relacional en su familia, cuando entiende que su vida tiene un propósito más grande que el de alcanzar ventajas en la jerarquía familiar.

Esto lo logró solamente cuando salió (involuntaria y forzosamente) de un seno familiar patológico. Dios nos quita la «Túnica del Padre», para que podamos salir de lo que más cómodo nos resulta, pero a la vez de lo que más nos limita.

Reconocemos que en la vida de José operaba la triangulación, José actuaba como chismoso cuando le comentaba a su padre sobre las fechorías de sus hermanos, haciendo crecer el favoritismo abriendo espacio para el odio y resentimiento.

Así mismo, existen secretos familiares que propician alianzas y triangulaciones entre los miembros de la familia para comprar el silencio, divisiones y daña emocional de la familia.

Por lo general siempre hay alguien que no soporta más la tensión y se va del sistema, mientras que los que se quedan se acostumbran a vivir una mentira.

12 total views, 12 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.