El almud y la lámpara

Almud y la lampara

-¡Marcus! ¡Marcus!- El viejo palestino llamaba con vehemencia al nieto escurridizo, mientras arrimaba el almud en la mesa. Matías, el discípulo de Jesús, observaba, aguardando el momento, y pensando en las palabras que usaría para compartirles el evangelio esa noche. Después de varias semanas, por fin había sido invitado a compartir con ellos la cena, pero el atardecer había cedido ante la oscuridad de la noche, y antes de pasar al comedor, las tinieblas llenaban ya el recinto.

-¡Marcus! Necesitamos iluminar el lugar- solicitó de nuevo el anciano- enciende las lámparas para que tengamos luz.

El muchacho corrió hacia la habitación contigua, y luego entró al espacio donde iban a comer.

-¿Dónde está la lámpara?- Preguntó desde adentro el pequeño- ¡No la veo, está oscuro!

-¡Está en la repisa!– Respondió alguien- Debajo del almud

Esta respuesta, detonó un recuerdo en la memoria de Matías… “No se pone una luz debajo del almud Las palabras del Maestro Jesucristo vinieron raudas a su mente.

Desde afuera todos vieron como la luz se hacía presente. Marcus había encendido la lámpara, y ahora la pequeña llama iluminaba el lugar, desbordándose por la puerta.

Cuando entraron, Marcus no estaba, y las lámparas yacían en el piso. El muchacho descuidado, solo las había encendido, y las había dejado allí.

-¡Marcus! -Gruñó el abuelo- No se enciende una luz para dejarla donde no alumbra. Para maximizar su luz debes ponerla donde va…- y mientras Marcus entraba de nuevo al salón, masculló- ¡Súbela! ¡La lámpara se pone en el candelero para que alumbre a todos los que están en casa!- Una vez más, Matías se trasladó en el tiempo, recordando nítidamente las palabras del Maestro…

 

¿Qué dice la Biblia del almud?

 

En tres ocasiones la Biblia menciona a Jesús refiriéndose a la lámpara y al almud, y en cada ocasión la enseñanza es diferente. El contexto de cada una define la lección, y de acuerdo al momento, se puede adaptar la aplicación. Pero en todos los casos, la expresión del Mesías es la misma: “No se pone una luz debajo del almud

 

El almud era el cajón para medir el grano para el sustento:

La primera vez que Jesucristo mencionó el almud, fue en la montaña (Mateo 5:14-16). Después de terminar su sermón de las bienaventuranzas, Él había dicho: “No se enciende una luz para ponerla debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa.” Para después acuñar la enseñanza: “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”.

En estos versos bíblicos, Jesús equipara a los discípulos con la luz. Sus enseñanzas alumbrarían las tinieblas del mundo. La prédica de su mensaje tenía, y aún tiene, ese efecto. Manifestar sus ideas implica encender la luz en la oscuridad. Por eso la luz no se puede esconder. La enseñanza de la Biblia no puede ocultarse debajo del almud, el cajón usado por los judíos de la época para medir el grano.

La medida de sustento que recibes no puede hacer menguar la luz de la Palabra que está en ti. El almud de las necesidades alimenticias no puede estar por encima de la luz de la salvación que brilla sobre tu vida. Los hombres verán la luz del evangelio en tus palabras, cuando entiendan que para ti, como representante del Reino, ellos son una prioridad, por encima aún de tus necesidades de comida, como Jesús con la samaritana.

 

El almud medía el resultado de la siembra:

La segunda ocasión donde Jesús menciona el almud en relación a la lámpara, es en los versos bíblicos de Marcos 4:21-22: También les dijo: ¿Acaso se trae la luz para ponerla debajo del almud, o debajo de la cama?” y aquí la explicación bíblica referente al almud, está relacionada con la parábola del sembrador, y con la medida de fe de los que oyen.

Poner la luz debajo del almud, tenía que ver con apagar la luz de la predicación, en función de los resultados obtenidos. Así como el almud medía la semilla y el grano que se obtenía de la cosecha, la trascendencia de la luz puesta en lo alto, maximizaba el alcance expansivo del ministerio.

En el momento de la cosecha, el almud podía extinguir la luz cuando se priorizaba el medir la abundancia de la cosecha, por encima de mantener encendida la lámpara. Pero también se apagaba la luz, cuando el almud, vacío de esperanza por la falta de cosecha, se terminaba acomodando sobre la lámpara, impidiendo que el oxígeno de fe que avivara su llama. La lección aquí es: que siga ardiendo la luz, haya o no, resultados de la siembra.

 

El almud volteado, una medida de oscuridad:

Por último, la referencia de Jesús citando estos elementos, se encuentra en Lucas 11:33: Nadie pone en oculto la luz encendida, ni debajo del almud, sino en el candelero, para que los que entran vean la luz.”  La explicación bíblica de este pasaje nos la indica el contexto: la lámpara de luz, es el ojo del que observa. De acuerdo a cómo interpretemos lo que veamos, así actuaremos. Todo nuestro cuerpo caminará de acuerdo a la luz de nuestra exégesis de una palabra, o de la evaluación que hagamos de las circunstancias difíciles que nos toquen vivir.

Como un almud vacío volteado, lleno de oscuridad, nuestra apreciación maligna de las cosas, se volcará sobre la lámpara de luz, ahogando la pequeña llama en un pesado vaho de tinieblas, Pero si nuestra lectura del escenario es conforme a la visión de Dios, entonces la luz resplandecerá, y nos alumbrará el camino para avanzar en medio de las dificultades de la vida que nos toque transitar.

—–

 

Cuando entraron en el aposento para compartir la cena, la luz alumbraba en lo alto del candelero, Marcus había acomodado correctamente la lámpara en su lugar, y Matías sonreía porque ahora tenía plena claridad del mensaje que compartiría esa noche con la familia del anciano palestino, el abuelo de Marcus. Les hablaría del almud, y de cómo los afanes con éste podían ocultar la luz resplandeciente…

 

 

Este contenido fue creado en:

REDACTRÓNICA

 46 total views,  10 views today

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like
Continuar leyendo

Con la pérdida viene el dolor

Las Pérdidas. Todos hemos tenido pérdidas de una u otra manera. La pérdida no es el mal en…  687 total views,  4 views today
Continuar leyendo
Continuar leyendo

Psicología pastoral en la Iglesia actual

Psicología pastoral en la Iglesia actual Actualmente el sensualismo y el entretenimiento, se ha arraigado profundamente en el…  720 total views,  3 views today
Continuar leyendo
Continuar leyendo

Personas de Influencia

Introducción John C. Maxwell, es el fundador de Injoy, una organización que se dedica a entrenar lideres alrededor…  743 total views,  2 views today
Continuar leyendo
Continuar leyendo

Los oficios de Jesús

El Oficio Son las labores a las que se dedica una persona. La palabra oficio viene del latín que…  1,532 total views,  3 views today
Continuar leyendo
Continuar leyendo

MUJERES DE LA BIBLIA

Son varias las características comunes que identifican a la cristiana verdadera, tal como la vida de oración, la…  980 total views,  3 views today
Continuar leyendo
Pacificadores
Continuar leyendo

Pacificadores: la visión bíblica del conflicto

Resumen del libro – Pacificadores Escrito por Lirida Ramos | Estudiante de Universidad Cristiana Logos EL CONFLICTO BRINDA…  544 total views,  2 views today
Continuar leyendo