El Discipulado de Jesús Según la Versión del Evangelio de Mateo

Discipulado

La versión del Evangelio según Mateo nos ofrece una visión acerca del discipulado que desarrolló Jesús con los doce basado en tres elementos que certifican el propósito literario de Mateo, el cual es demostrar que Jesús es el Mesías anunciado en el Antiguo Testamento y esperado en el contexto del imperio Romano (cf. Reina-Valera, 1960, Daniel 2). Estos tres elementos a saber son: La evidencia de las Escrituras, la manifestación del reino de Dios y la frecuencia del verbo seguir[1]. Veamos el siguiente gráfico.

Figura 1

Elementos del Propósito Literario de Mateo

Figura 1

Como se puede observar en el gráfico, la figura de El Mesías se materializa alrededor de estos tres elementos, y el discipulado que Jesús desarrolló con los doce más allegados y con las multitudes debe ser entendido desde esta base literaria que conforma la composición de esta versión del Evangelio.

La Naturaleza de la Misión a la cual sus Discípulos Fueron Llamados

Jesús inició su misión en el contexto de la nación de Israel que se encontraba en una profunda crisis política, social, económica, espiritual, moral y cultural[2]. El evangelista Mateo trae a colación textos provenientes del profeta Isaías en los que evidencia la crisis global en la que se encontraba Israel para el momento cuando Jesús irrumpió en el escenario de la humanidad.

Dice Mateo:

15 Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí, Camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles;16 El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz; Y a los asentados en región de sombra de muerte, Luz les resplandeció” (Reina-Valera, 1960, Mateo 4:16, 17).

En este contexto cultural, emerge El Mesías, Jesús de Nazaret, y comenzó a predicar que el reino de los cielos se había acercado en su persona[3]. Es así como Jesús comenzó a hacerse de un equipo estratégico para desarrollar la misión del reino y dejarlos equipados para darle continuidad a esta misión.

La naturaleza de esta misión era contracultura o contracorriente al estatus quo de la sociedad en ese momento. En medio de la crisis global en la que se encontraba Israel, el mensaje del reino de Dios atentaba contra toda aquella realidad situacional que se encontraba completamente alterada por causa del pecado imperante (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 9:35, 36).

De igual forma, la naturaleza de esta misión a la que llamó a los doce, era selectiva para las ovejas perdidas de la casa de Israel; los gentiles y samaritanos quedarían exceptuados en esta primera fase de la misión[4], no solo por las instrucciones dadas por Jesús (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 10:5), sino por la misma praxis de la misión desarrollada por Jesús (cf. Reina-Valera 1960, Mateo 15:21-28).

Así mismo, era una misión de naturaleza milagrosa. Cuando Jesús envió a los doce a un ejercicio de la misión (una versión “Beta”, es decir, de ensayo o de prueba a la versión definitiva descrita en Mateo 28:26-20), les dio instrucciones acerca de su contenido, el reino de Dios, y los empoderó para llevar a cabo actos poderosos como la expulsión de espíritus inmundos, sanar a los enfermos, resucitar muertos (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 10:8).

Esta misión también era de naturaleza dependiente de Dios en lo económico. Jesús en las instrucciones ofrecidas, le dijo a los doce que no hicieran ningún tipo de previsión económica sino que ellos serían sustentados por canales que Dios utilizaría para proveerles de alimento, techo y otras necesidades de financiamiento de la misión porque el obrero es digno de su salario (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 10:9-13).

Por otro lado, era una misión cuya naturaleza representaba un gran riesgo en medio de la hostilidad de una sociedad que rechazaba el mensaje del reino de los cielos predicado por Jesús y los doce (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 10:16-33). Este riesgo, no solo incluiría persecución y cárcel, sino también la misma muerte[5]. No obstante, el llamado de Jesús fue a no tener temor por esta causa, ya que Dios es el que tendría cuidados de ellos y, adicionalmente, Dios es el que puede destruir el alma en el infierno.

Lo que se Exigía y se Esperaba de un Discípulo de Jesús

Le exigencia de Jesús a los doce y a todo a aquel que quería seguirle estaba asociada a la realidad situacional del seguidor. De allí que Jesús hizo las siguientes exigencias:

  1. A uno que voluntariamente del grupo de los Escribas, Jesús le demando que sacrificara su comodidad por seguirle, ya que la misión del reino implicaba este tipo de sacrificios por el dinamismo de la misma (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 8:19, 20)
  2. A otro que desea seguirle, pero debía esperar hasta la muerte de su padre, lo cual era incierto el tiempo que se tomaría, Jesús le exigió inmediatez porque la misión del reino implica urgencia de acción (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 8:21, 22).

Sim embargo, hubo una exigencia que Jesús hizo en términos universales para todo aquel que deseaba seguirle. Jesús dijo:

“37 El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; 38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. 39 El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará” (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 10:37-39).

La demanda universal de Cristo para seguirle es la renunciar a todo aquel interés que pudiera estar por encima de los intereses del reino de Dios. La cruz en la vida del discípulo representa la identificación de este con el sacrificio de Cristo, en términos de sacrificar aquello que nos entorpece obedecer a la voluntad de Dios en nuestra vida (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 16:24, 25). Hay quienes tienen una historia de pecado asociada a la promiscuidad; otros asociada al consumo de alcohol y la violencia doméstica; otros asociada a la mentira, a los celos, a los malos pensamientos, entre otros.

Indistintamente de la historia de pecado de cada persona que desea seguir a Jesús, es preciso que tome su cruz, es decir, que sacrifique sus intereses y deleites, en pro de seguir a Jesús y hacer su voluntad.

Por lo tanto, a modo de conclusión podemos decir que, aunque existe una demanda universal, esta se adecúa a la realidad situacional de cada persona.

Lo que Jesús Ofrecía a sus Discípulos

Así como el discipulado de Jesús tiene demandas, también tiene beneficios que Jesús mismo ofreció a sus seguidores.

Un primer beneficio que Jesús ofreció, es tener una vida de oración eficaz en el contexto de la restauración de los hermanos que requieren ser restaurados (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 7:7-11).

Un segundo beneficio que podemos observar en la versión del Evangelio según Mateo es descanso de nuestras vidas agobiadas por el pecado y la opresión de diversas naturalezas (cf. Reina-Valera, 1969, Mateo 11:25-30). Este descanso no es solo para descargar nuestras cuitas y penas en los brazos de Cristo, sino también un descanso de aprendizaje relacionado a la mansedumbre y humildad encarnadas por Jesús; a fin de conducirnos de la misma manera en el mundo.

Un tercer beneficio que ofreció Jesús a sus discípulos es el relacionado a recibir cien veces más lo que hemos dejado por seguirlo a él en la tierra y, adicionalmente, heredar la vida eterna (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 19:29).

Por último, un cuarto beneficio que Jesús ofreció a sus discípulos es su compañía en el contexto de la misión, lo cual es garantía del éxito en la misma (cf.  Reina-Valera, 1960, Mateo 28:20).

Énfasis Particular del Discipulado en Mateo

El evangelio de Cristo según la versión de Mateo tiene un énfasis particular en cuanto a la vida contracorriente que los discípulos deben tener en medio de una sociedad anti Dios.

En el Sermón del Monte[6] podemos encontrar esta clase de vida contracorriente que marca la diferencia entre un discípulo y alguien que no lo es. El Sermón del Monte (Reina-Valera, 1960, Mateo 5-7), consta de siete afirmaciones acerca de la vida del discípulo.

  1. La primera afirmación está relacionada con el carácter del discípulo. En este sentido, el discípulo es uno que es feliz aun medio de situaciones adversas (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 5:3.12).
  2. La segunda afirmación está relacionada a la misión del discípulo. En este aspecto, el discípulo es una que afecta de manera transformativa a su entorno con la predicación del reino de Dios (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 5:13.16).
  3. La tercera afirmación está relacionada al apego del discípulo a la Palabra escrita. En este particular, el discípulo es uno que fundamenta su vida en la Palabra escrita y no en las tradiciones de los líderes religiosos (la Halakah, cf. Reina-Valera. 1960, Mateo 5:17-48).
  4. La cuarta afirmación esta cifrada en el área de la vida íntima del discípulo con Dios. En este caso, el discípulo de Jesús es uno que desarrolla la vida de piedad en intimidad secreta con Dios con la finalidad de que él lo recompense en público (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 6:1-18).
  5. La quinta afirmación se centra en el área de la dependencia del discípulo a Dios en lo socioeconómico. Aquí Jesús afirma que el discípulo es uno que confía en la provisión de Dios en medio de las crisis socioeconómicas (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 6:16-34).
  6. La sexta afirmación se ubica en el contexto de las relaciones fraternales del discípulo. En este sentido Jesús afirma que el discípulo es uno que desarrolla relaciones fraternales sanas con su prójimo, teniendo como eje central La Regla de Oro “Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas”, (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 7:1.12).
  7. Y la séptima y última afirmación, está dirigida a la decisión del discípulo. Jesús aquí afirma que el discípulo de él es uno que siempre decide hacer la voluntad de Dios a pesar de lo contrario que se esta a sus propios intereses (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 7:13-29).

El Discipulado, la Misión y los Contenidos Programáticos

La versión del Evangelio según Mateo, ofrece algo particular también asociado al encargo de la misión. En este caso, me estoy refiriendo a los contenidos con los cuales los doce debían formar a los nuevos seguidores de Jesús.

Partiendo de la línea editorial de Mateo cuyo propósito literario es demostrar a su audiencia primigenia que Jesús de Nazaret es el Mesías anunciado y esperado desde la antigüedad, cuyo advenimiento haría manifiesto el reino de Dios, es preciso que identifiquemos que un reino tiene cuatro elementos cardinales:

  1. El domino (13.36-43, espc. 38 vs. 41)
  2. Los súbditos o seguidores (verbo seguir en Mateo 4:18-9.13)
  3. El Rey (27.1-66, especialmente, 11, 37)
  4. Las Normas (Los discursos: 5-7; 10: 13; 18; 24, 25). Veamos la siguiente figura.
Figura 1

Elementos de todo Reino

Figura 1 Elementos del reino

El autor de esta versión del Evangelio, se ocupa de desarrollar cada uno de estos elementos en su composición literaria. De manera especial, el elemento de Las Normas, tiene un sentido retroactivo literario considerando lo dicho en un último mini discurso antes de la ascensión. Veamos la siguiente figura.

Figura 2

Diagrama en Bloque de Mateo 28.18-20 (Academic, s.f.)

Figura 2

En la figura anterior apreciamos la clave exegética del compendio teológico de enseñanzas de Mateo. Jesús, en el contexto de la comisión que deja a sus discípulos, les instruye que, como resultado[7] de su gestión misional en el mundo, es preciso bautizar a los nuevos seguidores de él y, adicionalmente, enseñarles que obedezcan todo lo que Jesús indicó como pautas de vida de fe en el reino. ¿Cómo lo hace el autor que registró este mini discurso de Jesús? A Través de una cláusula subordinada con el pronombre correlativo ὅσα, el cual tiene como antecedente lingüístico el adjetivo πάντα con uso sustantival dentro de la relación estructural del texto.

De allí que era preciso, en mi opinión, que esta versión del Evangelio presentara de forma muy organizada estas enseñanzas vitales de la vida de fe cristiana.

A partir de esta observación sintáctica en el contexto de la entrega de la misión a los once para aquel momento, el contenido fundamental que un nuevo seguidor de Jesús debería recibir de forma teórica y práctica es los siguiente:

  1. Un estilo de vida contracorriente (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 5-7, el Sermón del Monte).
  2. Bases para enfrentar la misión del reino (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 10).
  3. Entendiendo la naturaleza del reino de Dios (cf. Reina- (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 13).
  4. La oración y las relaciones fraternales sanas (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 18).
  5. El establecimiento del reino y la segunda venida de Cristo (cf. Reina-Valera, 1960. Mateo 24 y 25).

Una Aplicación a la Práctica del Discipulado en la Actualidad

A modo de aplicación la práctica del discipulado hoy día, creo que podemos desarrollar las siguientes líneas de acción:

  1. Realizar un sistema de discipulado cara a cara en el cual se confronte al nuevo seguidor de Jesús con su historia de pecado y adecuar las demandas o exigencia de Cristo a su realidad. Los discipulados en grupo enmascaran los puntos críticos de un seguidor de Jesús. Cuando observamos las demandas de Jesús vimos que había unas demandas muy particulares según era la realidad situacional de los aspirantes a ser discípulo de Cristo. No obstante, aunque Jesús hizo una demanda universal, la misma debe ser adecuada a la realidad de cada nuevo seguidor, de tal manera que se confronte de forma frontal y directa su historia de pecado y así este nuevo discípulo experimentará transformación.
  2. Es preciso desarrollar un discipulado integral que abarque la vida transformada del discípulo (una vida contracorriente, discurso de Mateo 5-7); ser entrenado para misión en medio de una sociedad hostil (el discurso de Mateo 10); ser capacitado en la comprensión teológica acerca del reino a fin de tener claridad acerca del contenido del mensaje que el discípulo requiere comunicar (el discurso de Mateo 13); recibir entrenamiento en la vida e oración y las relaciones fraternales sanas (el discurso de Mateo 18); y por último, tener formación en cuanto al establecimiento del reino en la segunda venida de Cristo, ya que esta temática es indispensable incluirla como contenido de nuestra predicación (el discurso de Mateo 24 y 25).
  3. Instruir al nuevo discípulo en cuanto a desarrollar la habilidad de hacer visible los beneficios de seguir a Cristo conforme a los criterios establecidos por él.

Sería interesante regresar a la práctica del Siglo I de bautizar a los nuevos seguidores de Jesús de forma concomitante a su conversión o confesión de fe en Jesucristo como lo estableció Jesús mismo en las últimas instrucciones suministradas a los once antes de su ascensión y luego enseñarles las cosas que él nos ha mandado que guardemos (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 28:19, 20).

 

Este artículo fue escrito por:
Jorge Eliécer Navarrete G.
Profesor de Ciencias Teológicas y estudiante del programa de Doctorado en Teología de UCL

En la Universidad Cristiana Logos podrás encontrar las herramientas académicas para desarrollar la habilidad de la interpretación sana de la Biblia. Anímate a ser parte de nosotros!!!

 

Notas

[1] El verbo ἀκολουθέω (seguir) aparece en la versión del Evangelio según Mateo 28 veces, de las cuales 27 (96,4 %) está relacionado con el discipulado (la única excepción es Mateo 26. 58). De acuerdo a la línea editorial de Mateo, este verbo ἀκολουθέω tienen una relevancia muy particular asociada al propósito literario de Mateo de demostrar que Jesús de Nazaret era el Mesía prometido y esperado desde la antigüedad. La figura de El Mesías, sin duda alguna, requería de la figura de “seguidores”, quienes expresaban su fe mesiánica siguiéndolo. Cuando revisamos los contextos literarios en los que ocurre el verbo ἀκολουθέω nos percatamos del hecho de fe en el Mesías, lo cual implica sometimiento voluntario a sus propuestas de misión redentora a las ovejas perdidas de la casa de Israel en primera instancia, y luego a los gentiles.

[2] Israel venía de ser dominada por otras naciones desde el año 606 a.C. cuando fueron llevados cautivos a Babilonia y Jerusalén quedó devastada (cf. Reina-Valera, 1960, 2 Reyes 22-25; Jeremías; Lamentaciones). Pasaron por la dominación Medo-Persa, Greco-Macedonio y en los actuales momentos se encontraban bajo la dominación del imperio Romano. Este cuadro histórico de opresión había generado una profunda crisis política, social, económica y cultural en la nación. Por otro lado, había una serie crisis espiritual y religiosa por la carencia de líderes religiosos apegados a las Escrituras. Estos líderes religiosos (Fariseos, Escribas, Saducesos, en Sanedrín en general), seguían más a la tradición oral de los ancianos de Israel Shamai y Hillel que a la Palabra escrita (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 12; 15:1.20). Por esta razón, en un resumen editorial que hiciera Mateo acerca de la gestión ministerial de Jesús dijo que él sintió profunda compasión por las multitudes porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 9:36). De igual forma, había una profunda crisis moral. El rey Herodes Antipas, quien gobernaba en la provincia de Galilea era la cabeza de la inmoralidad de la región por tener una relación ilícita con la Herodías, la mujer de su hermano Felipe, lo cual Juan el Bautista denunció y le constó su cabeza y ministerio (Cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 14). Esta situación de inmoralidad de Herodes impactaba a toda la región; de allí la nota que trae Mateo de Isaías en Mateo 4:12-16. Galilea era una región portuaria y allí se veía toda clase de expresión de inmoralidad. Por esto Isaías la califica como “Galilea de los gentiles” (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 4:15c).

[3] El reino prometido en el AT llegaría en el contexto del cuarto imperio humano de acuerdo al sueño que tuvo Nabucodonosor (cf. Reina-Valera, 1960, Daniel 2). Adicionalmente, de acuerdo a la visión de Daniel acerca de las 70 semanas, después del segundo bloque de semanas de siete años cada una. Se le daría muerte al Mesías Príncipe, lo cual, cronológicamente, coincidió de manara exacta con las declaraciones hechas por Jesús registradas por Mateo y su gestión Ministerial.

[4] La primera fase de la misión del reino tenía como target exclusivo a Israel. Luego, con el cumplimiento de la Promesa acerca del derramamiento del Espíritu Santo, la misión se extendería en una segunda fase hacia los samaritanos y posteriormente hacia lo gentiles (cf. Reina-Valera, 1960, libro de los Hechos)

[5] La perícopa de la tempestad en la mar (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 8:23-27), Mateo la registra en un contexto de exigencias acerca del discipulado por parte de quienes deseaban seguirle (cf. Reina-Valera, 1960, Mateo 8_1-22). De acuerdo al este contexto literario, esta perícopa indicaría que ser un discípulo de Jesús implica el riesgo de muerte en el contexto de la misión.

[6] Por razones de tiempo y espacio, solo me limitaré a hacer una mención general de las afirmaciones que Jesús hace en el Sermón del Monte. Cada una de estas afirmaciones son un desafío en lo que atañe a la vida del discípulo y son detallas en los diferentes textos que la conforman.

[7] Los participios adverbiales βαπτίζοντες y διδάσκοντες tienen un valor sintáctico de resultado. Algunos prefieren modal; sin embargo, en la lógica exegética del texto tiene mucho sentido que el resultado de la gestión misional a las naciones, se certifique por el hecho de la conversión como acto de fe y el producto final de discípulos establecidos en la fe por causa de un buen proceso de aprendizaje transformativo. Es decir, más que la manera, lo imprescindible es el resultado tangible.

 

Bibliografía

Academic. (n.d.). Academic Online Bibles. Retrieved from Academic Online Bibles: https://www.academic-bible.com/en/online-bibles/novum-testamentum-graece-na-28/read-the-bible-text/
BibleGatewaay. (n.d.). BibleGateway. Retrieved from BibleGatewal: https://www.biblegateway.com/quicksearch/?quicksearch=Mateo&version=RVR1960

 42 total views,  1 views today

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like
Continuar leyendo

UNA IGLESIA EN MISIÓN

La misión que el salvador dio a la iglesias, de llevar el evangelio a todo el mundo (Mat.…  2,556 total views,  1 views today
Continuar leyendo

OTRAS SECTAS Y LO QUÉ CREEN

Aquí podemos ver mas información sobre  ¿QUÉ CREEN LAS SECTAS? y lo que podemos aprender de cómo hay engañadores…  1,474 total views,  1 views today
Continuar leyendo
Continuar leyendo

Cómo Preparar Mensajes Bíblicos

Resumen del libro: Cómo Preparar Mensajes Bíblicos, James Braga Realizado por un estudiante de la Universidad Cristiana Logos…  2,390 total views,  1 views today
Continuar leyendo
Continuar leyendo

Personas de Influencia

Introducción John C. Maxwell, es el fundador de Injoy, una organización que se dedica a entrenar lideres alrededor…  1,435 total views,  1 views today
Continuar leyendo
Continuar leyendo

José y las dinámicas familiares

José y las dinámicas familiares   En la familia de José se ha observado la presencia de dinámicas…  1,066 total views,  2 views today
Continuar leyendo
Continuar leyendo

Educación Cristiana | Parte 2

Los objetivos de la educación cristiana La iglesia vive los últimos días sobre la tierra, esto significa que…  1,555 total views,  2 views today
Continuar leyendo