El Perdón en la Vida del Cristiano

El perdón

Introducción

En la interacción de los seres humanos en el día a día, cualquiera sea nuestro círculo social,  es muy factible que incurramos en ofensas de cualquier naturaleza los unos a los otros. Los cristianos no escapamos de esta realidad. Con toda certeza, somos proclives a ofender a otros de palabra o de hecho, o ser ofendidos por otras personas, cristianos o no,   por los mismos canales. 

Frente a la ofensa, bien podemos en nuestra condición de seres humanos estallar en ira, y si esta se prolonga, arribar al enojo y, consecuentemente, albergar odio, rencor  o resquemores hacia la persona que nos ha ofendido. En otras palabras, corremos el serio riesgo de  llegar a ser presa fácil de una relación fraternal resquebrajada o, en el peor de los casos, experimentar la ruptura de la relación por la falta del perdón. 

Consecuencia de no Perdonar

Ante la falta del perdón entre los cristianos o entre un cristiano y alguien que no sigue a Jesucristo, el clima fraternal enrarecido genera, entre otras consecuencias de tipo emocional y somático, la consecuencia espiritual de la misma ruptura de la relación personal con Dios. El Señor Jesucristo lo dijo así:

“Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.”(Reina-Valera, 1960, Mateo 5: 23, 24).

De hecho, el apóstol Pedro, quien estuvo presente en este discurso de Jesús, tomó este principio y lo plasmó en su primera Epístola Universal, expresándolo en los siguientes términos referido a la relación matrimonial, en especial, el trato del hombre hacia su esposa “Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo” (Reina-Valera,  1960, 1 Pedro. 3:7).

Nuestra relación espiritual con Dios, ya sea nuestra vida de adoración o nuestra vida de oración, se ven seriamente afectadas cuando no somos capaces de dar lugar al perdón en nuestra vida. Un connotado pastor de los Estados Unidos de Norte América lo ha expresado en los siguientes términos:

“Pero el perdón no es un concepto superficial. Dios lo toma muy en serio. Tan serio que Él no nos ha dado una opción en cuanto al perdón.

 La obediencia a su Palabra es esencial. ¿Por qué? Principalmente para nuestro propio bien. No puede haber intimidad con Dios y amor hacia otros en un corazón donde moran la amargura y la falta de perdón” (McArthur, 2000, pág. 37).

En cuanto a la vida de oración de manera particular, Jesucristo planteó de forma reiterada que se veía afectada por la falta de perdón. En el cuarto discurso de Jesucristo que registra el evangelista Mateo en su versión de l Evangelio acerca del perdón, las relaciones fraternales y la oración, Jesús dijo: “Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos” (Reina-Valera 1960, Mateo 18:19).

Muchos cristianos al leer este texto de la Biblia, lo interpretan bajo el rótulo de “El poder del acuerdo”, refiriéndose al hecho de ponerse de acuerdo respecto a un motivo en particular de oración. No obstante, cuando leemos la oración gramatical “Otra vez os digo” dentro de este contexto literario del perdón y la oración, lo primero que necesitamos preguntarnos es ¿Cuándo lo dijo por primera vez? Esta primera vez ya la mencioné, y es Mateo 5:23, 24. 

Sí creo que existe un “Poder del acuerdo”; pero tal acuerdo se trata de restaurar relaciones fraternales rotas por la ofensa, de tal manera que estando restauradas las relaciones fraternales (ponerse de acuerdo) la oración no tenga estorbo en la vida de los cristianos y Dios responda sin tardanza.

¿Es Nuestro Deber Como Cristianos  Perdonar?

Hay quienes piensan que el perdón es un deber y, en cierto sentido, sí lo es porque es un mandato (Reina-Valera, 1960, Colosenses 3:13). No obstante, cuando revisamos el contexto literario de Colosenses 3, nos percatamos que existen condiciones previas a la práctica del perdón entre los cristianos. Es decir, no se trata de una acción automática y sin sentido de responsabilidad. Veamos cómo lo plantea el apóstol Pablo. 

Condiciones Previas al Perdón en el Cristiano 

Ejercitarnos en el perdón los unos a los otros, pasa en primer lugar por comprender que el perdón es el resultado de asumir nuestra condición del nuevo hombre en Cristo. El apóstol Pablo exhorta a los Cristianos de Colosas a vestirse “como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;” (Reina-Valera, 1960, Colosenses 3:12 ). 

El perdón no se trata de doblegar nuestra molestia de forma automática a ultranza. ¡No! Es un resultado de experimentar la transformación por causa del nuevo hombre en nosotros, del cual necesitamos vestirnos (Reina-Valera, 1960, Colosenses 3:10-12). El participio adverbial en el texto griego χαριζόμενοι (perdonándoos), el cual está asociado estructuralmente al verbo Ἐνδύσασθε (Vestíos) tiene un valor sintáctico de resultado, cuya traducción dinámica podría ser “de modo que se perdonen los unos a los otros, si acaso alguno tuviere queja contra otro. (Navarrete, 2020).

Figura 1

Diagrama en Bloque de Colosenses 3:12-14: Relación Estructural

Diagrama en Bloque de Colosenses

Por otra parte, perdonar y ser perdonado es producto del más puro de los sentimientos como lo es el amor  (Reina-Valera, 1960, Colosenses 3:14). Esta línea de vestimenta “Escogidos de Dios”, previó una prenda muy útil que cubre a las prendas anteriores (Reina-Valera, 1960 Colosenses 3:12), y no es otra que el Sobretodo llamado “Amor”. Así lo expresa Moucarry (2006) en su artículo en sitio web Tearfund:

 “El perdonar a la gente es una demostración convincente de amor a ella. Ya que Dios nos ama como Padre, quiere perdonar nuestros pecados y restaurar nuestra relación con él. Así como Dios nos exige que amemos a nuestro vecino, también debemos perdonarlo”.

Esta prenda del “amor” es esencial para poder perdonar. Dios nos perdonó en Cristo por amor (Reina-Valera, 1960, Juan 3:16). De allí que el amor cubrirá multitud de pecados (Reina-Valera, 1960, 1 Pedro 4.8)

Conclusión 

Todos somos susceptibles a ofender y ser ofendidos. Enquistarnos en el rencor, el odio, la sed de venganza, no nos traerá ningún beneficio. Por lo tanto, es imprescindible que abracemos la práctica del perdón los unos a los otros, de tal manera que demostremos que estamos vestidos del nuevo hombre, es decir, como escogidos de Dios, santos y amados. 

No podemos pretender que el perdón aflore de manera espontánea si antes no hemos experimentado vestirnos de esa línea de moda especial llamada Escogidos de Dios, la cual consta de prendas muy finas como la  entrañable misericordia, benignidad, humildad, mansedumbre y longanimidad, y un sobretodo llamado el amor. 

La invitación de nuestro Dios y Padre celestial es que nos perdonemos de la manera como Cristo nos perdonó y experimentar la paz de él que gobierne nuestros corazones (Reina-Valera, 1960, Colosenses 3: 12, 15).

 

 

Si deseas aprender más sobre las Sagradas Escrituras, estudiar teología online y capacitarte para un mejor servicio a Dios, te invitamos a visitar nuestra página Web www.logos.university 

 

Este artículo fue escrito por:
Jorge Eliécer Navarrete G.
Profesor de Ciencias Teológicas y estudiante del programa de Doctorado en Teología de UCL

 

Bibliografía

McArthur, J. (2000). Libertad y el Poder del perdón. Grand Rapids, Míchigan, EE.UU.: Portavoz.

Moucarry, C. (2006). Tearfund. Obtenido de https://learn.tearfund.org/es-es/resources/footsteps/footsteps-61-70/footsteps-68/bible-studynbspforgive-as-the-lord-forgave-you-nbsp

Navarrete, J. (2020). De Regreso a la Predicación Expositiva. Tucson, Arizona, EE.UU.: Impreso en los Talleres de Amazon.

Reina-Valera 1960. (s.f.). Bibliatodo. Obtenido de https://www.bibliatodo.com/la-biblia/Reina-valera-1960

 

 401 total views,  4 views today

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like
Continuar leyendo

Psicología Pastoral

Psicología pastoral en una frase moderna, es resultado del impacto del desarrollo de la psicología en el siglo…  2,883 total views,  6 views today
Continuar leyendo
LA CRUCIFIXIÓN
Continuar leyendo

La Crucifixión

¿Cuánto sabemos –o creemos saber- sobre la crucifixión?    En estas fechas de semana santa, en lugar de…  1,890 total views,  5 views today
Continuar leyendo
Continuar leyendo

“Si Jesús fuese Alcalde”

En el libro: “Si Jesús fuese Alcalde” de Bob Moffitt, presenta la forma magistral y concisa lo que…  1,716 total views,  4 views today
Continuar leyendo
Continuar leyendo

Enseñando Para Cambiar Vidas

Introducción El Dr. Hendricks comienza el prefacio de su libro contando su propia historia que despertó en él…  1,560 total views,  3 views today
Continuar leyendo
Continuar leyendo

Disciplinando a los hijos.

Los padres que tratan a sus hijos con frialdad y severidad suelen dejarlos dañados de por vida. Ellos…  1,377 total views,  3 views today
Continuar leyendo
GRAN COMISIÓN
Continuar leyendo

LA GRAN COMISIÓN | Parte 2

Artículo escrito por Dr. Iván Pereira Morgenstern, Dr. En teología mención Ed. Cristiana, Coronel Capellán  AICC   Continuamos con la Parte 2…  1,764 total views,  3 views today
Continuar leyendo