La Depresión en la Iglesia

La Depresión en la Iglesia
Artículo original de la Psicoterapeuta. Luz Díaz , publicado en Logos Magazine, Edición 4 Enero 2020

La depresión, es una enfermedad de salud mental del cual se habla muy poco en la iglesia.

¿Será que la iglesia sabe muy poco acerca de la depresión? ¿O sencillamente es un tabú el hablar acerca de enfermedades de la salud mental como la depresión?

Para abordar el tema, sería ideal reconocer el significado de lo que es la enfermedad de la depresión.

 

La depresión como trastorno de salud mental. Se caracteriza por la presencia de tristeza profunda, pérdida de la esperanza, pérdida de interés en actividades placenteras, sentimientos de culpa, baja autoestima, pérdida o aumento de peso, pérdida de energía, falta de concentración, hipersomnia o insomnio, cansancio físico y mental intenso, auto laceración y deseo de la muerte o pensamientos de suicidio, el acto del suicidio entre otros criterios fundamentados en el DSM 5 de la Asociación de Psiquiatras de América (APA).

La depresión es una enfermedad que afecta el cuerpo físico, el estado emocional, los pensamientos o la psiquis, los hábitos de comportamiento del individuo, la opinión que se tiene de sí mismo y su concepto general.

Se debe reconocer que, la depresión no es sencillamente un estado de tristeza pasajera, tampoco es una señal de debilidad en la persona; aún más, los síntomas de la depresión pueden durar semanas, meses y años en el individuo. La depresión es un desbalance de la salud mental en que el individuo no puede superarlo con su propia voluntad. 

Existe diferentes tipos de la enfermedad de depresión. El DSM 5, sugiere una lista de los desórdenes de trastorno de depresión.

La siguiente es una lista, mas no se limita, de la enfermedad de la depresión tales como Trastorno de Depresión Mayor, Trastorno de Depresión Persistente o Distimia, Trastorno de Depresión No-específico, entre otros, sin incluir los diagnósticos de depresión ocasionados por enfermedades físicas, uso de sustancias o inducidos por medicamentos.

La depresión puede ser diagnóstico individual en los pacientes con este trastorno; no obstante, existe el diagnóstico adjunto con otro desorden de salud mental como por ejemplo el diagnóstico de Trastorno de Depresión Mayor, recurrente severo con Trastorno Generalizado de Ansiedad. 

 

Pero, ¿qué hace la iglesia con esta información?

Aunque lo siguiente no es una regla general (todavía se observa), hay algunos líderes eclesiásticos y feligreses que rechazan las enfermedades de salud mental; sin embargo, oran por la sanidad en el caso de las enfermedades físicas. Curiosamente, no logro entender que, si la cabeza es parte del cuerpo físico, y es en donde se desarrollan las enfermedades de salud mental, ¿por qué ignoramos las enfermedades de salud mental como si la cabeza estuviera separada del cuerpo? 

 

¿Habla la Biblia acerca de la depresión?

Claro que si. Un ejemplo de esto es la experiencia de Elías justo después de la batalla con Jezabel (1 Reyes 19). Elías se aisló de la comunidad, experimentó la pérdida de energía y la falta de deseos de realizar actividades placenteras, perdió el ánimo de seguir adelante hasta el punto de que tuvo pensamientos y deseos de morir (dejarse morir por deshidratación y desnutrición).

Dios reconoció los síntomas de Elías y gracias a Dios, Él le envió el antídoto a sus deseos de muerte, le envió comida y bebida; sin embargo, Elías seguía deprimido tanto así que, después de la primera visita del ángel, Elías se volvió a acostar sin ánimo de hacer absolutamente nada.

Tuvo el Señor, nuestro Dios, que enviarle por segunda vez al ángel con la segunda porción de alimento y agua, el antídoto. Si bien es cierto que, algunos interpretan este pasaje bíblico muy lejos de un ejemplo de una crisis depresiva, no es un accidente o casualidad que Dios permitió esta experiencia (bastante parecida a la depresión) y la plasmó en su Sagrada Palabra. 

 

Impacto de la depresión en la iglesia actual

En el año 2019 desafortunadamente en Estados Unidos la comunidad cristiana experimentó pérdidas irreparables a nivel pastoral, a nivel de liderazgo y a nivel congregacional a causa de la enfermedad de la depresión que llevaron a algunos directamente a actos de suicidio. (No se mencionará nombres, por respeto a los familiares de las víctimas y a las congregaciones afectadas).

Esto no se trata de que la enfermedad de la depresión es producto del pecado, o producto de no estar “metido con Dios”, y mucho menos se trata de eventos demoníacos (lo que ciertamente ocurre en algunos casos). ¡Hermanos! la enfermedad de la depresión es algo serio, algo real, no conoce color, raza, lengua, nacionalidad, religión entre otros. La realidad es que la enfermedad de la depresión puede afectar a cualquier individuo, creyente o no. 

Aunque para Dios nada es imposible, los líderes de las iglesias tenemos una responsabilidad moral y humana en reconocer los síntomas de la depresión.

Además, como creyentes, debemos reconocer que, las causas de la depresión no necesariamente son efectos demoníacos. Algunas de las causas pudieran ser factores genéticos, estrés de vida, enfermedades físicas, medicamentos, uso de drogas ilícitas, alcohol, problemas psiquiátricos, desbalance en neurotransmisores, entre otros.

Aún más, reconocer los síntomas podría salvar la vida de unas personas. Si como creyentes nos preocupamos por extender el reino del Señor y la salvación de las almas, es menester también preocuparnos en salvar las vidas de esas personas; conocer los síntomas de la depresión puede ser un gran paso (en los primeros párrafos encontrará algunos criterios de los síntomas).

El siguiente paso, después de identificar los síntomas, debería ser invitar a esa persona afectada a buscar ayuda profesional, tal como un profesional de la salud mental. ¿Podemos orar por estas personas? ¡Claro que si! Y también debemos actuar con responsabilidad; no todos los líderes eclesiásticos están preparados para proveer consejería psicoterapéutica a las personas que sufren de depresión. 

 2 total views,  2 views today

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

You May Also Like

OTRAS SECTAS Y LO QUÉ CREEN

Aquí podemos ver mas información sobre  ¿QUÉ CREEN LAS SECTAS? y lo que podemos aprender de cómo hay engañadores…  545 total views,  2 views today
Continuar leyendo
Continuar leyendo

Reconocer la Autoridad

Desde el principio Dios ha querido siempre que nuestros sentidos se vuelvan a conocer, entender y aprender a…  488 total views,  2 views today
Continuar leyendo
Continuar leyendo

LAS SECTAS DEL JUDAISMO

El cambio de las condiciones durante y después del cautiverio y las luchas internas a las que se…  538 total views,  1 views today
Continuar leyendo
Continuar leyendo

Comunicación familiar: Agonizamos, ¿qué debemos hacer?

Artículo escrito por Lisette Urosa Brakha Anteriormente hemos mencionado los Factores que impiden el buen desarrollo de la…  234 total views,  4 views today
Continuar leyendo
Continuar leyendo

La Biblia, Mensajera de Dios

LA BIBLIA ES EL MENSAJE DE DIOS PARA EL HOMBRE: El autor del Pentateuco, fue Moisés, libro que…  561 total views,  1 views today
Continuar leyendo
Continuar leyendo

Cómo Preparar Mensajes Bíblicos

Resumen del libro: Cómo Preparar Mensajes Bíblicos, James Braga Realizado por un estudiante de la Universidad Cristiana Logos…  970 total views,  3 views today
Continuar leyendo